All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Niños de 6 y 7 años enamorados

Esta es una historia de amor. Tiene las mismas características que la que puede vivir cualquier otra pareja pero, en esta ocasión, sus protagonistas tienen la peculiaridad de que tienen sólo 6 y 7 años. Se llaman Mika y Anna-Lenna, dos niños alemanes que “se quieren mucho” y que se fugaron de sus casas el día de Año Nuevo con la intención de casarse y vivir su luna de miel en África, informa AFP. Su viaje terminó en una estación de tren situada a pocos kilómetros de sus casas.

Mika y Anna-Lenna “están muy enamorados y decidieron que querían casarse en África porque allí hace calor”, dijo un portavoz de la policía federal alemana, cuyos agentes encontraron a los niños cuando iniciaron su viaje.

Al parecer, Mika contó a Anna-Lenna su experiencia en Italia durante las vacaciones de Navidad que pasó junto a su familia y le aseguró que en África el clima sería mucho más cálido e ideal para contraer matrimonio. Junto a ellos se encontraba Anna-Bell, la hermana menor de 5 años de Anna-Lena, que tenía como misión la de ejercer de testigo en el enlace.

El viaje

En la mañana del 1 de enero, los tres niños prepararon sus maletas metiendo en ellas “gafas de sol, accesorios de playa, ropa ligera y algo de comida”, indicó el portavoz policial. Entonces abandonaron su domicilio situado en las afueras de Hannover (al norte de Alemania) mientras sus padres respectivos todavía dormían. Empezó la aventura.

Caminaron durante un kilómetro y cogieron un tranvía para trasladarse a la estación central de Hannover, donde pretendían coger una lanzadera hacia el aeropuerto. Fue cuando al personal de la estación les llamó la atención que hubiera tres niños sólos en el andén, por lo que avisaron a la policía.

Dos agentes convencieron a los niños de que sin dinero y sin billete de avión no podrían viajar a África y para compensarles decidieron hacerles una visita guiada por la comisaría de la estación de tren. Sus padres los recogieron más tarde y regresaron a sus casas. No se sabe si volverán a intentarlo de nuevo. Incluso el portavoz policial destacó que “los niños han construido proyectos de futuro y tendrán dentro de un tiempo la oportunidad de llevarlos a cabo”. Una historia de película.

Más allá de los típicos comentarios de color insoslayables (“una historia de película”) es un relato delicioso sinceramente. Qué envidia por el varoncito :S

A %d blogueros les gusta esto: