All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Archive for septiembre 2009

La noche de los muertos vivos

KMP-DVD[(000204)03-19-09]

¿Será “controversial” decir que “La noche de los muertos vivos”, la original, la de Romero, de 1968, es la mejor película de zombies jamás hecha?

No tengo idea, pero a mí me suena de que sí. Por una lado, la película se divide entre un manual de errores (de cámara, de actuación, de guión) y la vergüenza (¿u orgullo?) del bajo presupuesto.

Por el otro, uno no puede dejar de sentir que la película exhala “algo” que la hace encantadora, vital, hipnótica. “Ya no se filma así” es un comentario que podría surgir. Y es cierto. Las cámaras, los encuadres, las escenas, corresponden, definitivamente, a otra época –o por lo menos a otra categoría, alejada del maninstream- del cine: ya no se filma así, hay muchas escenas perfectas: la del cementerio al comienzo, cuando la parejita con el negro en el camión, el final… ya no se filma así, tan reposado, con un énfasis tan particular, más que en la sangre, en el terror mismo, intrínseco, vital de la situación. Parece expresionista por momentos la película.

KMP-DVD[(003060)03-15-29]

También, la falta de presupuesto, tal vez, hace que esta entrega original de zombies sea increíblemente carnal, corporal, vital, de cuerpos contra cuerpos, de vivos contra muertos, de traidores contra protectores… la falta de plata, curiosamente, la hace muchísimo más realista, más corporal, tiene una vitalidad que no se ve en las películas de esta década sobre zombies: las de ahora son un festival de sangre y sesos, la muerte, la violencia y los sesos desparramados fueron fetichizados hasta tal punto que no causan miedo sino ya hasta risa. Hay tanta sangre que deja de dar miedo. La sangre es un líquido más, corriente, común, el cuerpo contra cuerpo, la lucha carnal de dos cuerpos, desaparece, y todo se hace más plastificado, más artifical. En el clásico de Romero eso no ocurre: verdaderamente se puede sentir lo que es estar en una casa de noche rodeado de no-muertos clamando por tus sesos. Uno se lo cree porque la puesta en escena, la película misma, es carnal, física.

Cuesta creer que esta película haya sido un mainstream estadounidense destinado al mercado adolescente de películas de terror. Tiene demasiado bajo presupuesto, es demasiado minimalista, demasiada lenta (para los estándares actuales); y uno imagina que a los chicos de hoy lo máximo que les arrancará es un bostezo.

KMP-DVD[(002540)03-14-42]Además, es, ante todo, una película “ambiental”. Como Blade Runner, como 2001, lo importante no es la acción en sí, sino el ambiente. Acción, hay poca si la comparamos con otras películas de terror más modernas, frenéticas hasta el cansancio. Lo importante es el clima –que como ya dije llega a parecer expresionista-, la claustrofobia.

Aparte, por si nos faltaba una razón para verla, está la segunda niña zombie (la primera es la de [REC]) más hermosa del género. Lástima que sea peligroso estar cerca de ella, como pueden ver :S Igual, ¿quién no se dejaría comer una piernita por una belleza como ella? xd

¿Será “controversial” decir que “La noche de los muertos vivos”, la original, la de Romero, de 1968, es la mejor película de zombies jamás hecha?

No tengo idea, pero a mí me suena de que sí. Por una lado, la película se divide entre un manual de errores (de cámara, de actuación, de guión) y la vergüenza (¿u orgullo?) del bajo presupuesto.

Por el otro, uno no puede dejar de sentir que la película exhala “algo” que la hace encantadora, vital, hipnótica. “Ya no se filma así” es un comentario que podría surgir. Y es cierto. Las cámaras, los encuadres, las escenas, corresponden, definitivamente, a otra época –o por lo menos a otra categoría, alejada del maninstream- del cine: ya no se filma así, hay muchas escenas perfectas: la del cementerio al comienzo, cuando la parejita con el negro en el camión, el final… ya no se filma así, tan reposado, con un énfasis tan particular, más que en la sangre, en el terror mismo, intrínseco, vital de la situación. Parece expresionista por momentos la película.

También, la falta de presupuesto, tal vez, hace que esta entrega original de zombies sea increíblemente carnal, corporal, vital, de cuerpos contra cuerpos, de vivos contra muertos, de traidores contra protectores… la falta de plata, curiosamente, la hace muchísimo más realista, más corporal, tiene una vitalidad que no se ve en las películas de esta década sobre zombies: las de ahora son un festival de sangre y sesos, la muerte, la violencia y los sesos desparramados fueron fetichizados hasta tal punto que no causan miedo sino ya hasta risa. Hay tanta sangre que deja de dar miedo. La sangre es un líquido más, corriente, común, el cuerpo contra cuerpo, la lucha carnal de dos cuerpos, desaparece, y todo se hace más plastificado, más artifical. En el clásico de Romero eso no ocurre: verdaderamente se puede sentir lo que es estar en una casa de noche rodeado de no-muertos clamando por tus sesos. Uno se lo cree porque la puesta en escena, la película misma, es carnal, física.

Cuesta creer que esta película haya sido un mainstream estadounidense destinado al mercado adolescente de películas de terror. Tiene demasiado bajo presupuesto, es demasiado minimalista, demasiada lenta (para los estándares actuales); y uno imagina que a los chicos de hoy lo máximo que les arrancará es un bostezo.

Además, es, ante todo, una película “ambiental”. Como Blade Runner, como 2001, lo importante no es la acción en sí, sino el ambiente. Acción, hay poca si la comparamos con otras películas de terror más modernas, frenéticas hasta el cansancio. Lo importante es el clima –que como ya dije llega a parecer expresionista-, la claustrofobia.

Aparte, por si nos faltaba una razón para verla, está la segunda niña zombie (la primera es la de [

REC]) más hermosa del género. Lástima que sea peligroso estar cerca de ella, como pueden ver :S Igual, ¿quién no se dejaría comer una piernita por una belleza como ella? xd

Written by porlaverdad3

30/09/2009 at 21:23

Con democracias como esta, quién necesita dictaduras

self_evident

Porqué a la gente le importa muchísimo la “libertad de expresión” a la hora de insultar y golpear pedófilos pero le da un bledo la misma cuando los pedófilos son censurados y callados

Con respecto al tema de la S.909, de la que ya hemos hablado acá y cuya importancia exageré en la pasión de la buena noticia, todavía me sigue sorprendiendo cuánta gente dice que el proyecto de ley que planea extender la definición de crímenes de odio a los crímenes debido a razones de sexualidad, “coarta la libertad de expresión”. No es mi interés discutir si verdaderamente lo hace o no, pero la cuestión es la siguiente: Esa misma gente que de repente “lucha por la libertad de expresión”, son exactamente los mismos que luego luchan para que los pedófilos sean censurados, para que se cierren blogs y páginas totalmente legales, como este blog o como visionsofalice, para que los pedófilos no puedan hablar, opinar ni comentar, para acallarlos total y absolutamente. ¿Hipocresía? Yo me pregunto, esta gente que de repente ve su “libertad de expresión” amenazada, ¿dónde estaban cuando ilegalizaron el lolicón en los EEUU? ¿Dónde estaban cuando un hombre fue a la cárcel por poseer comics eróticos de lolicón? ¿Dónde estaban cuando otra persona fue condenado a DIEZ AÑOS en prisión sencillamente por haber escrito en su DIARIO ÍNTIMO sus deseos sexuales para con un infante? ¿Y dónde están ahora cuando los blogs y opiniones de pedófilos son sometidos a la más estricta censura? ¿Eh? ¿Dónde?

Me parece que el problema es que tienen una definición de libertad de expresión un poco distinta a la mía, al menos. Para mí, la libertad de expresión es, al menos, para empezar, PARA TODOS, no solamente para algunos. Esta gente, que ahora lucha contra la S.909 alegando “censura”, no vacila EN LO MÁS MÍNIMO EN CENSURAR. Esta gente que lucha contra la censura es, paradójicamente, la que más la practica. Estas personas son las que no discuten en absoluto que manifestaciones artísticas cuya temática es la paidofilia o pornografía totalmente inocua –como puede ser el lolicón- sean censuradas sin miramientos. Para ellos, libertad de expresión es un término relativo. Relativo a quién lo dice, porqué lo dice, qué dice, y, por supuesto, a si eso que dice no me molesta en lo más mínimo. Al final, la libertad de expresión sólo vale, como siempre, cuando el otro no dice nada que no sepamos todos.

Miguel Brieva: matando las sutilezas

http://www.taringa.net/posts/humor/1443145/La-interesante-obra-de-Miguel-Brieva.html

Algunos artistas se dedican a hacer un humor político siempre sutil, basado sobre todo en la inteligencia y en la perspicacia del lector/espectador. La quintaesencia de esta rama fue y será Cha cha cha.

Pero hay otra rama –no menos intelectual que aquella- que prefiere el subrayado, el ataque frontal, la violencia, el terrorismo gráfico, en suma. A esta escuela –cuyo máximo exponente es Barcelona- pertenece Miguel Brieva.

Miguel Brieva básicamente GRITA. Sus dibujos, su humor, son un grito. Un grito estentóreo en la cara de la sociedad. Por momentos es un liso y llano escupitajo en el rostro. Sus mejores momentos son esos: donde le escupe en la cara a la sociedad. El ejemplo más vital tal vez sea el de “Transmitamos a las generaciones futuras” y el de “Próximamente: el mundo”.

Pero por momentos no puede dejar de parecer un viejo chocho. “Ser un joven de nuestro tiempo” parece hecho por un viejo chocho y de boina, que maldice a “los jóvenes de hoy” mientras se atraganta con la dentadura postiza. También lo mismo podría decirse del diálogo entre la mujer y la cajera del supermercado, donde Brieva muestra su absoluto desprecio por “los aparatos modernos que no sirven para nada” (ie. computadoras, Internet y todo aquello que Brieva no sabe cómo manejar).

En otras ocasiones cae en el lugar común más insípido (“Clases nocturnas”).

Pero, es que en realidad, todo su arte es un gran lugar común. Brieva no inventó la rueda, sólo la hizo más redonda y rápida. Básicamente se trata de un esfuerzo más por alcanzar la Máxima Brutalidad Posible, tarea que ocupa a los humoristas coetáneos como jamás en la historia. “Morning Glory”, Encyclopedia Dramatica (aunque creo que es bastante discutible si estos hacen humor político, no cabe duda de que buscan la Violencia como pocos) no hace más que eso: tratar de alcanzar el punto de Máxima Brutalidad, donde el sistema capitalista y sus injusticias inherentes caigan bajo su propio peso. Se trata, básicamente, de gritar, en un mundo que ya no parece oír, mucho menos comunicarse.

Estos humoristas, literalmente aúllan, rabean, escupen, maldicen, como si ya no supieran de qué manera hacer entender que un niño se está muriendo de hambre y nadie hace nada. Brieva no es más que un buen exponente de esta raza, que lentamente acapara todos los espacios. De los otros, de los cultores del humor político solapado, “refinado” como le dicen, quedan cada vez menos. Tal vez, “Home Movies” haya sido su último gran exponente.

Written by porlaverdad3

23/09/2009 at 14:58

Publicado en Arte

Tagged with ,

Lo que verdaderamente me rompe soberanamente las pelotas: pedófilos que buscan ser “normales” para conformar a la sociedad, que buscan la aceptación de la misma por algo que no son, cuando en realidad, no importa lo que hagan, siempre van a ser detestados

234
Esto verdaderamente me pone ENFERMO. Pedófilos que buscan ser “NORMALES”, que buscan “HACER FELIZ” a la sociedad, que buscan ser “ACEPTADOS”, pero no POR LO QUE SON, sino NEGÁNDOSE, PONIÉNDOSE UNA MÁSCARA para parecer “NORMALES”, FINJIENDO SER ALGO QUE NO SON.

Esta clase de estúpidos creen que la paidofilia es una “enfermedad” y que ¡¡¡PARA SER FELICES, DEBEN SER NORMALES!!! Esta gente cree que ESTÁ BIEN NEGARSE, PONERSE UNA MÁSCARA, FINGIR SER ALGO QUE NO SE ES. ¿¿Acaso no luchamos con todas nuestras fuerzas por el ORGULLO de ser paidófilos?? ¿¿Acaso un homosexual se siente AVERGONZADO de su condición sexual?? ¿¿Y porqué deberíamos nosotros hacerlo?

Haber si se les mete en la cabeza:

SER PEDÓFILO NO ESTÁ MAL, NO ES UNA ENFERMEDAD, ES UNA ORIENTACIÓN SEXUAL COMO CUALQUIER OTRA Y MIENTRAS NO SE LE HAGA DAÑO A NADIE SE DEBE VIVIR COMO ORGULLO. LA VERGÜENZA ES ABUSAR O DAÑAR A LOS NIÑOS. SER DIFERENTE NO ES VERGÜENZA.


LO IMPORTANTE ES SER UNO MISMO.


¿LASTIMASTE A ALGUIEN? ¿NO? ¿¿Y ENTONCES PORQUÉ LLORÁS?? ¿¿Y ENTONCES PORQUÉ SENTÍS VERGÜENZA?? ¿¿A QUIÉN LE HICISTE DAÑO?? LOS ÚNICOS QUE HACEN DAÑO SON ELLOS.

Lo que verdaderamente me rompe soberanamente las pelotas: pedófilos que buscan ser “normales” para conformar a la sociedad, que buscan la aceptación de la misma por algo que no son, cuando en realidad, no importa lo que hagan, siempre van a ser detestados

Esto verdaderamente me pone ENFERMO. Pedófilos que buscan ser “NORMALES”, que buscan “HACER FELIZ” a la sociedad, que buscan ser “ACEPTADOS”, pero no POR LO QUE SON, sino NEGÁNDOSE, PONIÉNDOSE UNA MÁSCARA para parecer “NORMALES”, FINJIENDO SER ALGO QUE NO SON.

Esta clase de estúpidos creen que la paidofilia es una “enfermedad” y que ¡¡¡PARA SER FELICES, DEBEN SER NORMALES!!! Esta gente cree que ESTÁ BIEN NEGARSE, PONERSE UNA MÁSCARA, FINGIR SER ALGO QUE NO SE ES. ¿¿Acaso no luchamos con todas nuestras fuerzas por el ORGULLO de ser paidófilos?? ¿¿Acaso un homosexual se siente AVERGONZADO de su condición sexual?? ¿¿Y porqué deberíamos nosotros hacerlo?

Haber si se les mete en la cabeza:

SER PEDÓFILO NO ESTÁ MAL, NO ES UNA ENFERMEDAD, ES UNA ORIENTACIÓN SEXUAL COMO CUALQUIER OTRA Y MIENTRAS NO SE LE HAGA DAÑO A NADIE SE DEBE VIVIR COMO ORGULLO. LA VERGÜENZA ES ABUSAR O DAÑAR A LOS NIÑOS. SER DIFERENTE NO ES VERGÜENZA.

LO IMPORTANTE ES SER UNO MISMO, ACEPTARSE.

¿LASTIMASTE A ALGUIEN? ¿NO? ¿¿Y ENTONCES PORQUÉ LLORÁS?? ¿¿Y ENTONCES PORQUÉ SENTÍS VERGÜENZA?? ¿¿A QUIÉN LE HICISTE DAÑO?? LOS ÚNICOS QUE HACEN DAÑO SON ELLOS.

“Untrue”, de Burial

burial_untrue

 

¿A qué suena Untrue?

 

A viajar en tren mirando por la ventanilla una mañana fría y gris de invierno mientras afuera, en el mundo, llueve.

 

DESCARGAR

Written by porlaverdad3

19/09/2009 at 18:52

Publicado en Arte

Tagged with , ,

ACLARACIÓN: LA GENTE ADMITE QUE “LA PLURALIDAD DE MIRADAS Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN SON ESENCIALES PARA LA DEMOCRACIA”, PERO ACLARAN QUE “LOS PEDÓFILOS NO CUENTAN”.

ACLARACIÓN: LA GENTE ADMITE QUE “LA PLURALIDAD DE MIRADAS Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN SON ESENCIALES PARA LA DEMOCRACIA”, PERO ACLARAN QUE “LOS PEDÓFILOS NO CUENTAN”.

Esta importante aclaración fue redactada expresamente en el proyecto de la nueva ley de medios de la Nación. En ella se admite que “en una situación democrática, el Estado debe garantizar la libertad de expresión y la pluralidad de miradas”, pero, a último momento y ante el pedido de varios legisladores, se agregó entre paréntesis el texto “(los paidófilos no cuentan)”. Así como está la ley tendría el apoyo del oficialismo y la oposición y ya estaría lista para ser sancionada, siendo la primera ley en la historia de la humanidad donde se aclara explícitamente que no es para todos sino para algunos.

Reseña y análisis final de la película de 2004, “El hombre de bosque” (The Woodsman)

 

¿Cómo abordarla? Y me hago una pregunta más jugada: ¿condenarla o canonizarla?

 

La gran mayoría de los pedófilos ya ha dado su veredicto: canonización. Sin embargo, hay muchas cosas que no me terminan de cuajar acerca de ella.

 

En realidad, la primera pregunta que deberíamos hacernos para ver si, de hecho la película nos interesa, es la siguiente: ¿Walter (Kevin Bacon), es en realidad un paidófilo? Para la mayoría de la gente, abusó de niñas, no se necesitan más pruebas. Sin embargo, no hay que confundir pederasta con pedófilo: que haya violado a dos niñas no prueba nada más que que es un violador. Está claro que Walter es un pederasta. ¿Es un pedófilo? La película nos deja con una fuerte impresión de que sí, de que sí lo es. ¿Por qué?

 

Hubo una observación muy inteligente que leí en IMdB que fue la siguiente: Walter, en el único momento de toda la película donde se lo ve feliz, donde sonríe verdaderamente, es con Robin, la bella niña que encuentra en el parque. Ese es el único momento de toda la película donde sonríe: en compañía de una niña. Está clarísimo, viendo la película, que la compañía de las niñas es lo que realmente lo hace feliz a Walter. Eso, sumado a la atracción sexual, lo juzgo ya prueba suficiente para decir que Walter no sólo es un pederasta, sino también un pedófilo. Sin embargo, un argumento en contra es que logró mantener relaciones sexuales normales con Eve, su novia (y, en palabras de ella, fueron “bastante intensas”), que no es precisamente una chica. Esto podría ser un argumento en contra, pero recordemos que hay algunos pedófilos –bastantes de hecho- que no son exclusivos, es decir, que no sienten atracción sexual solamente por los niños sino también por los adultos. Walter podría ser de estos. Por otra parte, su edad de atracción parece ser bastante alta para un pedófilo puro (recordemos que en la escena del centro comercial posa sus ojos sobre una adolescente que no sospechamos menor a 15). Esto parece ser otra prueba de que Walter es un paidófilo no-exclusivo, es decir, un paidófilo que también puede sentir atracción hacia los adultos, aunque su principal inclinación sea hacia las menores. Por otra parte, recordemos algunas de sus conductas: tiene una especie de fetiche por oler el pelo de las niñas o –un pobre sucedáneo- el de las mujeres, algo que claramente se da en muchos pedófilos. También recordemos el hecho de que, en sus palabras, “nunca las lastimó” y de que, por tanto, jamás les haría daño intencionadamente, siendo eso evidentemente propio de un paidófilo. Un ejemplo más, es que, en sus palabras “si el niño quiere dar un paseo es porque él QUIERE dar un paseo”, es decir, justifica el abuso con el consentimiento del niño, otra actitud que claramente se corresponde con nuestra hipótesis. ¿Es el hecho de sus experiencias con su hermana, una prueba de que es paidófilo? En mi opinión, es una prueba menor, ya que hay muchas personas que tienen juegos sexuales de niños con otros pequeños y sin embargo no desarrollan esa orientación. Así que no me parece una gran evidencia ese aspecto.

 

Ahora bien, zanjado ese aspecto y decidido que Walter no es tan sólo un violador –cosa que no nos interesaría- sino también, muy probablemente, como acabamos de demostrar, un pedófilo, decidamos otra cuestión con respecto a la película: ¿es pro-paidofilia?

 

Bueno, eso, como siempre, depende de la definición de paidofilia que demos. Definamos paidofilia como atracción sexual y emocional hacia los niños. Entonces, ¿es pro-paidofilia? En mi opinión, no, pero con reservas. El filme hace ver a la paidofilia como, ante todo, una carga pesada, una enfermedad mental, producto de dolores internos y externos. Walter, como es mostrado en la película, claramente tiene problemas psicológicos –lo cual se subraya especialmente hacia el final-. La película induce a conectar esos problemas, con la paidofilia: en otras palabras, su orientación sexual es la que los provoca. Walter sufre –es claro durante la película que sufre- debido a su orientación, no es “normal”, se siente mal, cree que está enfermo y pregunta “¿cuándo seré normal?”. Esa es una actitud claramente anti-paidofilia: “la paidofilia hace sufrir a los que son paidófilos y a los que no son paidófilos”, de ese lado se pone la película. Y esta claramente la trata a aquella como una fuente de malestar, de sufrimiento interno y psicológico. No sospecha, no imagina, que un paidófilo puede ser una persona común y corriente, sin sufrimientos ni problemas psicológicos.

 KMP-DVD[(001979)21-17-21]

Pero observemos que, tal vez, el “sufrimiento interno” del protagonista puede ser tan solo un mecanismo del guión/filme, un recurso que emplea la película para concederle la redención a Walter. En otras palabras: la película hace de Walter una persona con problemas psicológicos, con dolor interno, para evidenciar su remordimiento ante sus actos, y, de esa forma, legitimar la redención que le brinda. Me explico: Walter, si no sufriera, si no tuviera problemas, si no sintiera dolor –que luego se descubre proviene de sus remordimientos en una de las escenas finales cuando golpea a Candy que “es Walter”-, no podría obtener la redención. Una persona que no siente remordimientos por lo que hizo no puede alcanzar el perdón. Si fuera “normal” y siguiera su vida como siempre, la película no le otorgaría el perdón. Pero Walter sufre y se arrepiente, y de esa forma la magia del cine puede otorgarle la Redención al personaje.

 

En otras palabras, el discurso del filme es el siguiente: “hiciste algo horrible, pero si verdaderamente te arrepentís y sufrís, el Perdón te alcanzará. Nunca un perdón absoluto, las heridas nunca cierran del todo (recordemos que la hermana de Walter al final de la película sigue sin concedérselo), pero si se te concederá un Perdón parcial, una redención personal, una oportunidad para comenzar de nuevo”. Ese es el discurso, el mensaje de la película. Fijémonos que la misma mira con malos ojos a la acción de la compañera negra de trabajo de Walter cuando esta desentierra el pasado del mismo y se lo hace conocer a todos. Es decir, la película defiende la oportunidad de volver a comenzar. Pero sólo si sufrís y te arrepentís. El sufrimiento de Walter, en este sentido, es esencial para otorgarle el perdón.

 

Digo “se arrepiente” porque es claro que lo hace. No al comienzo ni en el nudo de la película, donde su propio malestar y la vida diaria lo desvían de la reflexión, sino en el final, con la verdadera epifanía que le proporcionan las palabras de la niñas: Walter, en tanto pedófilo, no podía (¿no quería?) comprender que al tener relaciones con esas niñas les estaba provocando un daño: “nunca las lastimé” dijo. La verdadera revelación ocurre cuando oye el relato de la niña, y ese es el momento decisivo para Walter. Luego, cuando golpea a Candy, no lo hace por que era un abusador, lo hace para acabar con su pasado, para acabarlo a golpes, con violencia, porque algo tan primigenio, “debe de estar en la sangre, y tal vez sólo termine con la sangre” en palabras de Kafka. Golpea a Candy (que es él antes de su conversión, antes de la cárcel y antes de su posterior “libertad”) porque es su pasado. Porque es él. O por lo menos, esa parte de él que quiere dejar atrás.

 

 KMP-DVD[(001422)21-26-15]

La película lidia solamente con los pedófilos abusadores. No sabríamos cómo sería el discurso de la misma si Walter no fuera un pederasta. Pero no la culpemos: hasta ahora, no recuerdo ninguna película que hable sobre un pedófilo puro, que no sea un abusador. La razón puede ser que la cantidad de películas sobre la pedofilia, así en general y tomando todos sus aspectos, es ínfima. Tal vez deberemos esperar unas cuantos décadas más para ver una película sobre un pedófilo normal que vive su sexualidad sin tener relaciones con niños. Aunque creo que eso sería bastante aburrido, porque no habría mucho que contar. No sería una película hollywoodense (como El hombre de bosque) entonces, sino probablemente un filme indie hecho por jóvenes cineastas pedófilos. Probablemente sería en blanco y negro, sin música y presentada en el festival de cine independiente de moda ante un público de 15 personas. No podemos esperar para verla.

 

Si definimos a la pedofilia como relaciones con niños (definición totalmente incorrecta pero que muchos, equivocadamente, adoptan) entonces la respuesta a nuestra pregunta de si es o no pro-paidofilia, es, ahora, un rotundo no. La película jamás defiende las relaciones con niños, habría que estar loco para hacer eso, y si lo hiciera jamás se hubiera filmado. Todas las relaciones que muestra la película las muestra demonizadas (recordemos el relato que le hace el detective de una niña que fue violada y después masacrada, algo que en la realidad es rarísimo como lo muestran los estudios de Kinsey): son siempre abusos, asesinatos o violaciones. Así que en ese aspecto no hay más que decir. Podríamos preguntarnos si, justamente eso, no es un defecto estético de la película: al mostrar a todas las relaciones con niños como abusos no deja espacio a que alguna pueda ser positiva u amorosa. En mi opinión sí es un defecto estético, pero un defecto estético menor, ya que el centro de la película no son las relaciones con niños, sino la búsqueda de redención de su personaje, Walter.

 

Una inteligente, y muy cierta, crítica hecha a la película es la siguiente: la simplificación que hace de “pederasta/homosexual/sin voz ni emociones/malo” (Candy) y la de “pedófilo/heterosexual/con sentimientos y emociones/bueno” (Walter). Esa es una grosera simplificación en la que sólo recaí luego de –una vez más- leer una crítica en IMdB. Y es cierta. Candy, en la película, aparece –muy prosaicamente- como el arquetipo final de pederasta: ¡tentando a los niños con caramelos en la puerta del colegio! Un error estético gravísimo y un trazo grueso que no puede pasar desapercibido. Candy no tiene voz, voto ni sentimientos: viola a los niños sin piedad, los usa, los seduce y los deja, sólo busca sexo, no tiene remordimientos, es homosexual, no tiene problemas internos, no tiene dolor. Es, definitivamente, una simplificación extrema y un grave error estético del filme. Tal vez el mayor si me apuran.

 

Pero, pensemos: ¿verdaderamente puede darse el lujo, la película, de darle voz y sentimientos –vale decir: vida- a Candy y sacarlo de su lugar de mera caricatura? La respuesta es no. Si lo hiciera, Walter (y, por lo tanto, nosotros) comprendería que la redención es alcanzable sin el dolor y sin el sufrimiento ni el arrepentimiento; una redención diferente es la que propone Candy, ya no es más la de la “normalidad” y la “decencia”, sino la del placer y la de la felicidad (que para Walter es, siempre lo fue, el estar con niñas). Por lo tanto, darle voz y sentimientos a Candy sería cuestionar seriamente los valores morales occidentales, que nos dicen que la Redención no es alcanzable sin sufrimiento. Darle voz y sentimientos a Candy sería decir que Walter puede ser feliz sin sufrir, ya no ser “normal” o “aceptable”, sino ser feliz, es decir, estar con niñas. En otras palabras: que se puede ser feliz haciendo el “mal” y ser normal y no pagar las consecuencias. Ese sí que sería un fuerte, fuertísimo golpe a la moral occidental, golpe que la película no se atreve a dar (que pocas películas se atreverían a dar. El cine de hollywood, recordémoslo, es arte popular, y como tal, se siente poco afecto a cuestionar seriamente los ladrillos sobre los que se asienta nuestra civilización). Pero es un error justificable, ya que pedirle a la película que lo dé, que le dé vida y sentimientos a Candy, sería pedirle demasiado. Mucho. Sería un profundo cuestionamiento a la moral que el arte popular, pocas veces se atreve a dar. En este sentido, la película es extremadamente moralizante y eso puede ser un error estético dependiendo del gusto.

 

Como vemos, la película que al principio nos parecía perfecta, fue mostrando sus defectos y, como obra de arte, sus errores estéticos. “El hombre del bosque” es, en el fondo, conservadora, pero también racional (conservador y racional no son antónimos). La razón es que su mensaje no es más que una de las parábolas más claras de la Biblia: que el Perdón sólo es alcanzable mediante el sufrimiento y el arrepentimiento. El hecho de que sea condescendiente y “humanice” a Walter (trabajo que hace excelentemente bien y apelando a todos los trucos del cine) no es tan escandaloso, porque en el fondo, sigue manteniendo uno de los preceptos morales más poderosos de la civilización occidental. No hace más que aplicar ese precepto a alguien que cometió el que se considera en la actualidad uno de los peores crímenes posibles. Esta es, ciertamente, la verdadera virtud de la película: trasladar el viejo precepto bíblico a alguien que es “lo-peor-de-lo-peor” (a pesar de que se atenúa este rasgo humanizando a Walter). Y ese precepto no es más que la máxima en la que se funda el Cristianismo, y por tanto, Occidente: “ARREPIÉNTETE Y TUS PECADOS SERÁN PERDONADOS”.

 

—————————————————————————-

 

 

Espero que les haya gustado mi análisis de la película y les haya servido para comprenderla mejor. En mi opinión más informal, es un avance. Un avance que, como todos los pasos de alguien que comienza a caminar, es tembloroso y lleno de tropiezos. ¿Condenarla o canonizarla? preguntaba. Ni uno ni lo otro: entenderla y analizarla para, en el futuro, hacerla mejor. Pero eso ya es trabajo de otros: de jóvenes paidófilos con las agallas y el valor de hacer una película que verdaderamente podamos canonizar y mirar con orgullo porque nos representa, lugar que hasta ahora, es ocupado de forma indiscutida por Lolita, de Nabokov

Increíble: al parecer, los paidófilos no estarían invitados a la discusión sobre la libertad de prensa

«Es así» -confiesan representantes de la comunidad paidófila que esperan ante las puertas, inapelablemente cerradas, del Congreso de la Nación – «nos dejaron afuera».

 

Mientras en estos días la Argentina se sumerge en la discusión sobre la nueva ley de medios y sus posibles consecuencias para la libertad de expresión y de prensa, y mientras cada grupo –oficialismo y oposición, multimedios y publicaciones independientes- se sumerge en encarnizados debates acerca del papel de los medios a la hora de garantizar el derecho de expresión, parece que los únicos que no fueron invitados a la discusión fueron los paidófilos. «Llegamos ante las puertas del Parlamento, dispuestos a discutir y ofrecer nuestra opinión de las cosas, pero cuando íbamos a entrar se nos empezaron a cagar de risa y  nos cerraron las puertas del Congreso en la cara» relata, indignado, un joven paidófilo que había concurrido con la intención de participar de la sesión parlamentaria. Mientras los CEOs de Clarín, Telefónica y otros grandes multimedios transnacionales entraban como panchos por su casa y saludaban en tono amistoso a varios de los diputados allí presentes, los paidófilos tuvieron que esperar con los brazos cruzados en las escalinatas del Congreso de la Nación. «Hasta a los de Biondini los dejaron entrar» relata desesperanzado.

ALGUNOS PAIDÓFILOS ME DAN ASCO (importante leer)

 

Es entendible que la gente deteste a los paidófilos.

 

 

 

 

 

 

Desde hace mucho tiempo en realidad que se me viene a la mente una y otra vez la misma cuestión, y sólo ahora me siento capaz de volcarla al papel: si continuar con este blog es lo correcto. Si, de hecho, este blog es lo correcto.

 

 

La cuestión es esta: no me siento identificado con la “comunidad paidófila”, sea lo que sea eso. Algunos autoproclamados “paidófilos” me dan asco. Me da asco, pena y bronca que muchos que se dicen “paidófilos” o “girl lovers” no pasen de simple abusadores. Que no amen a las niñas. Que no les importen en lo más mínimo los niños. Me da asco, pena y bronca por muchas razones: porque le dan parte de la razón a los antis, porque ensucian la hermosa palabra “girl lover”, porque constituyen una desgracia y una vergüenza no sólo para los verdaderos paidófilos sino también para la humanidad toda.

 

Me da asco formar, supuestamente, parte del mismo grupo que habitan seres tan despreciables y asquerosos. Porque, cuando uno dice “paidófilos” está diciendo todos los paidófilos, no “algunos paidófilos”. Habría que crear otra palabra, que no esté manchada por sus existencias…

 

Pero es que, pensándolo bien, todos somos humanos. Todos formamos parte del mismo grupo que mata al inocente, viola al indefenso, roba al pobre, tortura al diferente, engaña, miente y corrompe, contamina y prostituye. Todos somos humanos y todos formamos parte de la misma especie que integraron Hitler o –para qué irnos al paroxismo- cualquier político local.

 

Pero es que, ser humanos no nos vuelve asesinos ni corruptos. Formar parte de la misma especie que Hitler no nos vuelve Hitler. De la misma manera, ser paidófilos no nos vuelve violadores. Formar parte del mismo grupo que esos lamentables especimenes no nos hace iguales.

 

¿Entonces? Entonces como ya dije habría que crear otra palabra, para que con el tiempo vuelva a ser manchada de nuevo, con estólidos proclamando ser lo que nunca fueron…

 

 

Sinceramente me da pena que cuando digo “pedófilos” esté incluyendo en esa palabra a todos los paidófilos, del mismo modo que cuando digo personas esté incluyendo a todas las personas. Cada vez que aparece “paidófilos” en cada oración de cada texto de este blog debería decir “algunos paidófilos”. Pero eso sería excesivamente engorroso y molesto…

 

 

 

 

Muchas veces pensé en si debería cerrar el blog, al ver que muchos violadores y abusadores proclamaban ser “paidófilos”. Notaba que yo no tengo nada que ver con ellos. Entonces, ¿para quién escribo? ¿Para ellos? ¿¿A quién estoy defendiendo?? No. Jamás escribí el blog para esos. Jamás. Este blog fue siempre, y ante todo, algo para mí, para expresarme. Luego, para ciertas personas que están en contra de cualquier sufrimiento de los niños. Y luego, para darle voz a todos, esté de acuerdo con ellos o no. Yo no estoy de acuerdo con el 80% de los comentarios de los que firman el blog. Pero sin embargo los permito porque, me desagraden o no, tienen derecho a dar su opinión, sea anti o paedo, esté yo de acuerdo (después de todo, ¿quién soy yo? ¡sólo una persona!) o no.

 

Cerrar el blog sería, ante todo, un acto de pusilanimidad.

 

Un gesto de derrota ante, no sólo los antis, cuya vida consiste en el odio, sino también un gesto de “aceptación”, a aquellos que se dicen paedos pero son abusadores. Sería rebajarme a que me afectaran. A que dictaminaran mis actos. A que influyeran en lo que hago o no hago.

 

Yo no les debo nada. Yo no escribo el blog para ellos. Yo no escribo el blog para aquel que abusa de un niño. Yo no escribo el blog para aquel que le hace daño a una niña. Yo, a lo sumo, les daré la posibilidad de opinar (sí, opinar), pero jamás escribí para ellos. El problema es que, todo lo que uno hace tiene el riesgo de ser usado para el mal. Clemente de Alejandría escribió:

 

“Lo más prudente es no escribir sino aprender y enseñar de viva voz, porque lo escrito queda” y luego “escribir en un libro todas las cosas es dejar una espada en manos de un niño”

 

Borges notó:

 

“El maestro elige a sus discípulos, pero el libro no elige a sus lectores, que pueden ser malvados o estúpidos”

 

 

Lamentablemente –o no, tal vez. Me gustaría saber que logré arrancar a alguien del mal- no puedo elegir a mis lectores. Pero creo que, leyendo esto, sabrán con certeza si mi blog es para ustedes, o no.

Informe exclusivo: porqué a los drogadictos se los busca ayudar y a los pedófilos se los busca exterminar

No, no es un chiste, aunque bien podría serlo: a veces la realidad es más extraña que la fición. Leyendo declaraciones acerca de que a los drogadictos “hay que ayudarlos y no castigarlos” me pregunto cuánta gente hay ahí afuera intentando ayudar a los pedófilos, que en su mayoría sufren de depresión, ansiedad y malestar psicológico productos del ENORME peso, de la imposible carga, que le pone la sociedad sobre sus hombros debido a su orientación sexual. Muchos pedófilos sufren de depresión y baja autoestima debido al mensaje social de permanente desprecio, constante estigmatización, y perenne degradamiento y discriminación a la que son sometidos. Está probado científicamente que un buena parte de los abusos cometidos a niños son productos de situaciones de stress y ansiedad. Entonces yo me pregunto, ¿tanto odiamos a los pedófilos que somos capaces de negarles ayuda médica aun, cuando sabemos -la ciencia lo demuestra- que negarles esa ayuda puede desenbocar en que el pedófilo busque mantener relaciones con un niño?

Esto me recuerda a una escena de la película The Woodsman, la última en particular. En ella, el personaje principal -sentenciado a prisión por mantener relaciones con dos niñas-, luego de que fuera revelado y promulgado su escabroso pasado, harto de la discriminación y de intentar rehacer su vida -sin éxito- decide refugiarse en el único lugar donde se encuentra seguro: con los niños. Busca mantener relaciones con una niña a la que conoce en un parque. Y todo esto debido a la enorme frustación de sentir que NUNCA vas a poder dejar atrás tu pasado. Debido a que la sociedad, constantemente, te lo está recordando.

Preguntémonos, ¿Hacemos bien en discriminar a los pedófilos, aquellos que no tienen sexo con niños, sólo por tener una sexualidad diferente? ¿Acaso no tiene mayor valor moral, mayor calidad ética, el hecho de que alguien que se siente atraído hacia los niños decida no tener relaciones con ellos que el hecho que alguien que NO se siente atraído hacia ellos no las mantenga? ¿Debemos juzgar a las personas por sus pensamientos y orientaciones sexuales y no por sus ACTOS?

Y en cuanto a los que sí mantuvieron relaciones, consentidas, con niños, ¿no debería prestárseles ayuda y apoyo, en vez de discriminarlos y excluírlos? ¿Puede acaso eso resultar en algo bueno?

Y en cuanto a los que mantuvieron relaciones no consentidas con niños; a pesar de ser violadores o abusadores, ¿hacemos bien en querer pagarle con la misma moneda a alguien que hizo algo atroz? ¿Nos comemos al canibal? ¿Violamos al violador para mostrarle que violar está mal?

Me pregunto una vez más si la sociedad verdaderamente considera que la discriminación y estigmatización de los pedófilos puede ser algo bueno. Que puede resultar en un bien.Y no hablamos solamente de los que mantuvieron, alguna vez, relaciones consentidas con un niño. Sino también de los sencillos pedófilos que, acorralados por la gente debido a su orientación, y sin haber buscado jamás contacto sexual con un niño, sienten cómo las paredes se van achicando cada vez más alrededor suyo, hasta que no queda lugar para escapar. O mejor dicho, queda un solo lugar.

Pequeña fábula

–¡Ay! –dijo el ratón–. Cada día el mundo se vuelve más pequeño. Al principio parecía tan amplio que yo tenía miedo; corría más lejos y me sentía feliz de que al final pudiese ver a lo lejos paredes a derecha e izquierda; pero estas largas paredes vienen a juntarse tan rápidamente que ya me encuentro en la última pieza, y ahí, en el rincón, está la trampa en la que caigo.

-Sólo debes correr en otra dirección- dijo el gato y se lo comió.

Franz Kafka

¡¡Steven McCock, nuestro amigo “caza” pedófilos, contra pedobear!!

no-'youth mentor' bear

Hay límites que no se cruzan. Cosas que decimos “ma sí, me chupa un huevo” y cosas que decimos “pará, hasta acá llegaste negro puto”. Uno de esos límites es pedobear.

 

Todo empezó cuando estábamos preparando una entrevista con el ya amigo de la caza Steven McCock (profesión: “caza” pedófilos) mientras preparaba su expedición al Valle de la Concha, en Vietnam. Estábamos hablando así todo lo más bien cuando de repente nos hace su terrible confesión: “VOY POR PEDOBEAR”.

 

– Entrevistador (E): ¿Perdón?

 

– Steven McCock, cazador de pedófilos (MC): Así es. Mi próximo objetivo es PEDOBEAR.

 

– E: ¿Piensa cazar al pedófilo número uno de la tierra, a aquel que no han logrado atrapar ni Cris Hansen ni Joshua juntos, al amante número uno de las lolis?

 

– MC: Así es. Verás, todo empezó una tarde bajando material de caza por el Ares. Como ya me había aburrido un poco del material de caza más, como decirlo, gay, empecé a buscar lolis. Como cebo, por supuesto.

 

– E: Ajá.

 

– MC: Y estaba así lo más pancho cuando de repente vi un archivo “Pepita se sube al trolebús” y obvio, me lo empecé a bajar. [esta frase pronunciarla ceremoniosamente y con entonación y voz de puto] Grande habrá sido mi sorpresa [la frase es esa que acaba de pasar] cuando al abrirlo me encontré a un disgusting [tal cual, esa palabra usó] oso marrón [supongo que habrá querido decir pardo] escondido detrás de un árbol y a punto de capturar a una inocente loli.

 

– E: Pero, pero… eso es lo que pedobear hace :((

 

– MC: La cosa es que empecé a hacer averiguaciones con mis amigos cazadores de pedófilos también como yo y me enteré de que al oso este lo estaban buscando todos, desde Cris Hansen hasta Joshua pasando por Conciencia y PROTÈGELES. Y también me enteré que ninguno pudo atraparlo, hasta ahora.

 

– E: Pero Joshua es fanático de comer verga con leche, obvio que no va a poder atraparlo. ¿Usted se cree capaz?

 

– MC: Exacto, ya estuve haciendo las averiguaciones pertinentes y estoy en una muy buena pista, que no voy a revelar por razones obvias, que me pueden conducir a atrapar de una vez para siempre a PEDOBEAR.

 

– E: Lo que usted dice es criminal… A pedobear lo quieren todos… ¿qué clase de hijo de puta odiaría a pedobear?

 

– MC: Yo. Pedobear se queda todas las lolis para él y no comparte, es un oso comilón que no comparte nada. Y le presenten lo que le presenten nunca va a decir TOO YOUNG.

 

– E: Sabe que de esta forma se gana el odio de millones.

 

– MC: Lo sé y no me importa.

 

 

 

 

Esta fue la terrible confesión de Steven, nuestro ex-gran amigo.

 

QUÈ DICEN USTEDES. ¿¿Vamos a quedarnos de brazos cruzados mientras van por pedobear??

 

 

PD EDIT!!!: PEDOBEAR LE CONTESTA A STEVEN:

1251521491977sveni

Música para hacer la revolución pedófila contra el sistema

Que el mundo necesita una revolución pedófila eso no lo niega nadie. Desde mi humilde lugar propongo la banda de sonido

Atari Teenage Riot: REVOLUTION ACTION

KMFDM: TERROR

System of a Down: X

Nine Inch Nails: Head Like a Hole

Triángulo de Amor Bizarro: ¿QUIÉNES SON LOS CURANDEROS?

Bad Religion: Leave Mine to Me

Written by porlaverdad3

04/09/2009 at 20:07

Estupor: una reciente encuesta revela que en la lista de preocupaciones de la Humanidad, “el respeto a los paidófilos” estaría penúltima

Una investigación realizada por la Universidad de Michigan consistente en una serie de encuestas hechas a más de novecientos mil ciudadanos de todas partes del globo reveló interesantes conclusiones con respecto a lo que los científicos dieron en llamar “las preocupaciones e intereses de la Humanidad Toda”.

 

Esta es la segunda vez que se hace un trabajo de este tipo, siendo el anterior de 1932.

La nueva lista final, compuesta por más de dos millones de puntos diferentes es, de acuerdo a los investigadores, el documento más fiel jamás hecho de cuáles son las cuestiones que “preocupan más” a Toda la Humanidad en el Siglo XXI. Mientras que en las primeras posiciones están los clásicos de siempre (“la paz mundial”, “la pobreza”, “el dinero”, “el amor”), los resultados más curiosos se dan en el fondo de la lista. Aunque temas como “la integración de minorías” o el “respeto al diferente” ocupan las primeras cincuenta posiciones, el ítem “el respeto a los paidófilos” estaría penúltimo en la lista de dos millones de puntos. Aparentemente, “el respeto a los paidófilos” preocuparía a la gente menos que “el descubrimiento de una nube de polvo solar ubicada a ochocientos millones de años luz de la tierra sin absolutamente ningún tipo de interés astronómico, científico o de lo que sea” pero más que “los hábitos de socialización de cierto protozoo del fondo marino malayo con una curiosa tendencia a permanecer completa y absolutamente inmóvil”. 

 

Los resultados han provocado estupor en la comunidad paidófila. “No nos esperábamos esto” confiesan. “Por lo menos les ganamos al protozoo malayo ese, que en la anterior lista nos había sacado mucha ventaja.”

A %d blogueros les gusta esto: