All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Miguel Brieva: matando las sutilezas

http://www.taringa.net/posts/humor/1443145/La-interesante-obra-de-Miguel-Brieva.html

Algunos artistas se dedican a hacer un humor político siempre sutil, basado sobre todo en la inteligencia y en la perspicacia del lector/espectador. La quintaesencia de esta rama fue y será Cha cha cha.

Pero hay otra rama –no menos intelectual que aquella- que prefiere el subrayado, el ataque frontal, la violencia, el terrorismo gráfico, en suma. A esta escuela –cuyo máximo exponente es Barcelona- pertenece Miguel Brieva.

Miguel Brieva básicamente GRITA. Sus dibujos, su humor, son un grito. Un grito estentóreo en la cara de la sociedad. Por momentos es un liso y llano escupitajo en el rostro. Sus mejores momentos son esos: donde le escupe en la cara a la sociedad. El ejemplo más vital tal vez sea el de “Transmitamos a las generaciones futuras” y el de “Próximamente: el mundo”.

Pero por momentos no puede dejar de parecer un viejo chocho. “Ser un joven de nuestro tiempo” parece hecho por un viejo chocho y de boina, que maldice a “los jóvenes de hoy” mientras se atraganta con la dentadura postiza. También lo mismo podría decirse del diálogo entre la mujer y la cajera del supermercado, donde Brieva muestra su absoluto desprecio por “los aparatos modernos que no sirven para nada” (ie. computadoras, Internet y todo aquello que Brieva no sabe cómo manejar).

En otras ocasiones cae en el lugar común más insípido (“Clases nocturnas”).

Pero, es que en realidad, todo su arte es un gran lugar común. Brieva no inventó la rueda, sólo la hizo más redonda y rápida. Básicamente se trata de un esfuerzo más por alcanzar la Máxima Brutalidad Posible, tarea que ocupa a los humoristas coetáneos como jamás en la historia. “Morning Glory”, Encyclopedia Dramatica (aunque creo que es bastante discutible si estos hacen humor político, no cabe duda de que buscan la Violencia como pocos) no hace más que eso: tratar de alcanzar el punto de Máxima Brutalidad, donde el sistema capitalista y sus injusticias inherentes caigan bajo su propio peso. Se trata, básicamente, de gritar, en un mundo que ya no parece oír, mucho menos comunicarse.

Estos humoristas, literalmente aúllan, rabean, escupen, maldicen, como si ya no supieran de qué manera hacer entender que un niño se está muriendo de hambre y nadie hace nada. Brieva no es más que un buen exponente de esta raza, que lentamente acapara todos los espacios. De los otros, de los cultores del humor político solapado, “refinado” como le dicen, quedan cada vez menos. Tal vez, “Home Movies” haya sido su último gran exponente.

Written by porlaverdad3

23/09/2009 a 14:58

Publicado en Arte

Tagged with ,

A %d blogueros les gusta esto: