All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Ahora dicen que el nivel de tolerancia del mundo será “óptimo” cuando después de un presidente negro y una presidenta mujer haya un presidente pedófilo

Ya hay jefes de Estado de todos los colores y sexualidades posibles… menos una: no hay -todavía- ningún presidente pedófilo. Pero ni siquiera pedimos tanto: con un legisladorcito, un alcaldecito de algún pueblito perdido en el medio del campo nos alcanza. De a pasitos se avanza. Tener aunque sea un legisladorcito pedofilo elegido por el voto popular sería el primer paso para una mayor integración de estas personas pertenecientes la sociedad pero que sin embargo son discriminadas y aisladas por esta.

A %d blogueros les gusta esto: