All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Reclamo: miles de dibujos animados marchan por su derecho a no ser abusados sexualmente

“Esto no puede seguir así” coinciden todos, en los pasillos de la Asociación para la Prevención del Abuso de Caricaturas, Animés y Personajes de videojuegos (ACAPE). “Hoy en día cualquiera puede agarrar a una Maggie (del conocido show “Los Simpsons”) o una Pam (de “Dragon Ball”) o incluso a la hija de Krilin, que está más buena que el café con leche y medialunas (también de la serie japonesa “Dragon Ball”) que son pequeñas niñas y abusar sexualmente de ellas. Esto es intolerable. Las caricaturas también tenemos derechos” dice el representante del ACAPE, Astroboy.

La asociación salió a la luz por la creciente movida a prohibir los dibujitos animados que contengan abusos a menores, conocidos como “lolicon” o “shotacon”. La ACAPE se habría mostrado totalmente a favor de la prohibición y habría marchado por los centros de varias ciudades del mundo bajo el lema “ESTAREMOS DIBUJADOS, PERO TAMBIÉN TENEMOS SENTIMIENTOS“. El presidente del ACAPE, Astroboy, comentó los prejuicios que la gente tiene hacia las caricaturas: “Creen que sólo porque somos personajes ficticios de animación, uno no tiene sentimientos, que pueden abusar de uno como si nada, que pueden agarrar a nuestros pobres niños y llenarles el culo de tinta. Eso es muy triste. El otro día estaba hablando con Alma [personaje del juego de acción para computadora “F.E.A.R”] y me contaba cómo todo el mundo la toqueteaba y cuando ella les decía que también era una persona se le cagaban de risa en la cara. Es muy triste” comenta con una lágrima en los ojos Astroboy. Los gobiernos del mundo tendrían que pensar seriamente cómo brindarles protección a los que verdaderamente están más desamparados ante los abusos: aquellos que, sin ser humanos, sin ni siquiera ser reales, corren más riesgo de quedar desprotegidos: caricaturas y personajes de videojuego. Espermos que los senadores nos escuchen y cambien esta horrorosa situación.

A %d blogueros les gusta esto: