All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Crónicas EXTREMAS. Hoy: instalando Windows 7

leave a comment »

A todos nos ha surgido alguna vez una pasión natural – y a los que no al menos se la han ido metiendo, a la pasión quiero decir, los medios de comunicación- por las nuevas tecnologías, por la ciencia que avanza a pasos agigantados, por las maravillas del hombre moderno, por los deslumbrantes nuevos juguetes ( o “chiches” o “gadgets” ) electrónicos. Uno los ve a todos estos soberbios exponentes del progreso y la tecnología –teléfonos celulares, walkmans, compacteras, computadores- e inevitablemente desea sumarse, ser parte de la hermosamente denominada “aventura del hombre”. Contribuir, desde su humilde posición, al progreso de la sociedad industrializada, global, electrónica.

Es por eso que decidí la compra del ya no tan nuevo, aunque de todos modos bastante, “Windows 7” (que, según me dicen los que saben, se pronuncia “güindous seben”). Ya en mi hogar, y luego de haber abonado en mi casa amiga de equipos electrónicos la ya no tan flamante versión del sistema operativo “Windows”, me dispuse a, como se llama en la jerga, “instalarlo”. Instalar un programa de computadoras no es de ningún modo como instalar, digamos, una cañería, un red de gas o como “instalarse” en el sillón. No. Se podría decir que –de cierta manera- es mucho más fácil (que las dos primeras opciones, no que la del sofá). Uno tan solo debe apretar con el “ratón” unos botones y ya está. La máquina lo hace todo. Es por eso que, confiado y alegre por mi compra, me siento enfrente del computador, lo prendo e introduzco el CD (o mejor dicho: DVD) en la compactera. Aguardo. Luego de unos momentos me aparece una nueva pantalla, en donde la corporación Microsoft (uno de las mayores fabricantes de estas maravillas electrónicas de las que hablábamos al comienzo) me da la bienvenida a su nuevo “sistema operativo” y me agradece por haberlos elegido a ellos (eso me hace preguntarme si tenía otra opción para elegir, aunque esa es otra cuestión). Luego me menciona que debo apretar con el ratón en el botón que dice “Siguiente” para continuar con el proceso de instalación. Lo hago. A partir de allí todo se sucede rápidamente. Continúo apretando botones (la máquina lo hace todo sola) hasta que me aparece una pantalla “de carga”. Una barra, que avanza lentamente, me informa de que el nuevos sistema operativo de Microsoft, Windows 7, se está instalando. Ahora, sólo debo esperar. Espero. En la pantalla aparece un numerito que dice “2%”. Falta. Sigo esperando. Me relajo en la silla y dejo vagar mi mirada por el cuarto. No sólo dejo vagar mi mirada, sino también mi mente. Perezosamente, claro está, estoy relajado, tranquilo, amodorrado, no comienzo a reflexionar sobre el sentido de la vida o sobre si la literatura el escritor Jorge Luis Borges es alegórica o no (a pesar de que él no les tenía mucho aprecio a las alegorías). No. Pienso en cosas sencillas, mundanas, como en qué voy a comer a la noche o si Elle Fanning ya está muy vieja. Miro al techo. Me desperezo. Vuelvo a mirar el monitor del computador. Todavía dice “2%”. Puta madre se colgó.

Written by porlaverdad3

16/03/2010 a 16:06

Publicado en Miscelanea

Tagged with

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: