All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Diego Parés: un artista de (la) mierda

leave a comment »

Tal vez lo mejor que queda actualmente de la Barcelona es Parés. El chabón parece que no envjeciera nunca: después de años y años de publicar casi semanalmente su espacito de “humor” ultra violento en una revista ya ultra violenta, su estilo y sus ideas son tan inteligentes y subersivas como siempre. Mejor. Mucho mejor: que este Parés siga por mucho años más y sea una especie de Quino posmoderno.
Con claras influencias de Crumb (tanto en el trazo denso, brutal e increíblemente misántropo como en las ideas reaccionarias) decir que Parés hace “humor” es una mentira. O casi. Lo que busca no es el chiste sino el golpe más bajo, más descarnado, más visceral, más “polémico” (como le gusta decir a los medios) posible. Lo peor de lo peor. En esta carrera ya hay varios inscriptos y remarco a uno: Morning Glory. Mientras que este webcomic busca el golpe brutal desde las situaciones, desde las ideas (un padre que se burla de su hijo con cáncer mientras lo viola) pero con un estilo minimalista (poco dibujo), Parés va un poco más allá y a las ideas brutales, revulsivas, le suma un estilo de dibujo increíblemente asqueroso, en el sentido de que refleja gráficamente de forma perfecta aquello que retrata: lo crapuloso, la completa decrepitud moral y ética, lo peor de lo peor. Las ideas que retrata son horribles, así que ¿porque no dibujar a sus personajes tan horribles como sus actos? Todo en Parés es sucio, roto, manchado, asqueroso, feo, deforme: en la linea de otras obras misántropas, el artista iguala inmundicia interna con inmundicia externa: el mundo es un asco y los seres humanos somos asquerosos. Un enfoque nihilista, misántropo, que no afloja nunca y que le pega a todos, no siempre desde la mayor lucidez (comparte los mismos prejuicios, ignorancia y discriminación con respecto a los paidófilos que tienen el resto de la gente), pero siempre desde la mayor honestidad brutal (Parés es de clase acomodada y lo sabe). La política es retratada como lo que es: un chiquero de cerdos. El mundo del espectáculo es un menjungue de travestis, putas e imbéciles. El progresismo está lleno de caretas. El mundo es una mierda y si Parés intuye una esperanza (su título apunta hacia ese lado) no nos dice por dónde hay que ir a buscarla. Su obra siempre es originalísima, siempre es honesta, siempre es feroz. Mención aparte merecen sus ataques a dibujantes “blandos” (ie., para putos), como Nik y Liniers, que son tan divertidos como toda su obra en general (aunque sospecho que no le gustaría ese adjetivo demasiado).

En mi opinión Parés es uno de los dibujantes claves de la historieta argentina actual. Nadie que haya visto sus obras (cualquiera de sus obras) puede quedar impasible ante la fuerza y la violencia de su trazo y de sus ideas. “La esperanza fue lo último que se perdió” es una ironía cruel, tanto como el dibujo de un niño desnutrido comiendo la Constitución de la Nación Argentina.

Written by porlaverdad3

17/04/2010 a 17:35

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: