All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

“Harmful to Minors”, de Judith Levine

leave a comment »

El Harmful to Minors fue un libro polémico allá arriba en EE.UU. La derecha lo acusó de “defender la pedofilia” y aún luego de los muchísimos problemas que tuvo para encontrar un editor, todavía le resulto difícil lograr que en efecto apareciera en las librerías. Su autora, Judit Levine, es todo lo informada y, especialmente, de izquierda que podríamos querer. Es, en una palabra, una “progre”. Sin embargo, ay, a no esperanzarse.

(nota: solamente reseño los capítulos relacionados con los paidófilos/las relaciones con/entre niños, los demás tratan temas como embarazo adolescente y SIDA y la verdad son aburridísimos)

Para empezar, mucho (mucho de enserio) de lo que dice Levine parece ser, más que “pro-algo”, “en contra de”: en contra de la derecha, de la iglesia, de los conservadores. Es decir, ataca por atacar, pega por pegar, con ideas o sin ellas, pareciera que la idea es siempre estar en contra de la derecha, pegarle, aún cuando no tengamos nada mejor para decir. Muchas veces Levine no tiene una idea mejor, pero si lo dijo la derecha es obvio que está mal –razona-.

Levine jamás defiende a los paidófilos. Lo que hace es algo de lo que ya habíamos hablado antes: Levine degrada a  los paidófilos, los degrada, los subestima, los trata de, (la cito): “pobres tipos que se masturban con fotos de nenes de 12 años en traje de baño”. En ningún momento dice que la paidofilia no sea una enfermedad. Todo lo contrario, dice, y cito sus palabras: “los pedófilos no tienen una enfermedad genética, o incurable”. Es decir que acepta que la paidofilia es una enfermedad. No será incurable, pero es una enfermedad al fin.

Pero no sólo eso. Levine se hunde en el fango de la hipocresía cuando habla de las relaciones entre hombres adultos y chicas jóvenes. Por ejemplo, para Levine, un hombre al que le atrae una chica de 13, no es un enfermo. Pero a uno que le atrae una de, digamos, 10, sí. Estaría bueno que aclarara a partir de qué edad uno deja de tener una enfermedad y pasa a ser sano. Digo, si uno se enamora de una chica que cumple 13 el día siguiente ¿entonces uno es enfermo hasta la víspera? ¿Y después uno se cura? Levine dice que un hombre puede estar genuinamente enamorado y amar a una chica de 13, pero niega toda posibilidad de amor hacia una niña más chica, prepúber. Osea que los únicos que pueden sentir amor son los efebófilos, los homosexuales y los heterosexuales, los pedófilos son enfermos degenerados que jamás podrían amar genuinamente a una niña. Y mucho menos, que una niña ame a un adulto. Una vez más, estaría bueno que Levine aclarara a partir de qué edad lo que uno siente es “perversión/obsesión degenerada” y a partir de qué edad de la chica es “enamoramiento”. Para Levine los únicos que pueden tener sentimientos genuinos son los heterosexuales y los homosexuales, un paidófilo jamás podría sentir algo verdadero hacia una niña.

No sólo eso, lo glorioso es que al sexo con chicas de 13 Levine lo denomina “CRÍMENES DE PASIÓN”. Dando a entender que puede haber una relación consentida y amorosa entre ambos. En cambio, en su opinión, un paidófilo sólo puede ejercer una “VIOLENCIA MORAL” (sus palabras). Osea, una niña jamás podría amar a un adulto y viceversa. De acuerdo a la autora, una niña jamás podría querer tener sexo con un adulto y jamás podrían amarse. Una vez más: un paidófilo nunca podría amar a un niño. No hay pasión para Levine: sólo hay perversión y degeneración. Eso sí, si es con una de 13 es un “CRIMEN DE PASIÓN”.

En el mismo capítulo habla del hombre que fue encarcelado por tener una relación consentida con una chica de 13. Para tranquilizar a sus lectores Levine aclara “Dylan [el nombre del joven en cuestión] no era un depredador sexual. DE NINGÚN MODO ERA UN PAIDÓFILO” Osea que, no sólo equipara “depredador sexual” (una palabra que le encanta a los yanquis) a paidófilo, sino que hace el razonamiento: si hubiera sido paidófilo, la relación (que defendió durante todo el capítulo) hubiera estado mal. Osea que solamente los no-paidófilos pueden tener relaciones con chicas de 13, los únicos que no pueden son, justamente, los que más chances tienen de sentirse atraídas por ellas. Es como si yo dijera que los únicos que pueden tener relaciones con mujeres son los homosexuales, en cambio los heterosexuales, no.

Esto continúa y prolonga el prejuicio de que una relación consentida con un menor de edad es simplemente eso, pero en cambio una violación es “pedofilia”. Osea: una relación consentida con un menor de edad NO ES pedofilia. Pero un abuso, sí. En otras palabras: los pedófilos sólo pueden abusar, y recíprocamente, todo abuso es pedofilia. Son sinónimos.

En el capítulo donde habla de los pardos Levine sigue la misma estrategia de tantos otros: disminuirlos, degradarlos, denigrarlos. Decir que no son tan peligrosos, que son pocos, que no son tan malos, que tienen cura, etcétera. En ningún momento plantea o propone ningún tipo de sentimiento de DIGNIDAD hacia los paidófilos que no tienen relaciones con niños. Es lo mismo de siempre. Nunca nadie jamás habla de DIGNIDAD por tener una atracción sexual diferente, de que tener una orientación sexual diferente no es una enfermedad, que mientras uno no le haga daño a nadie ninguna persona tiene derecho a meterse con la atracción de cada uno. Jamás propone dignidad o autoestima. Para Levine, son enfermos, curables, pero enfermos al fin. Son pervertidos, degenerados. ¿Autoestima, respeto? No, gracias.


Pero tal vez lo que mejor caracterice al libro sea el ÍNDICE analítico (Curioso, ¿no?). Si van atrás de todo a la “P” y buscan “paedophile”, el libro los redirige a “CHILD MOLESTERS” (abusadores de niños). Eso define perfectamente el libro y los pensamientos de éste y de su autora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: