All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Informe exclusivo: la comunidad zoofila aclara las numerosas y enormes diferencias entre pedofilia y zoofilia

Es terrible siquiera comparar la zoofilia con la pedofilia. Son dos cosas TOTALMENTE diferentes. Por eso, en defensa de la comunidad zoofila, les pedimos a un representante de cada grupo que nos explicara su postura. Estas son las respuestas que obtuvimos, que nos sirven para aclarar las numerosas diferencias entre pedofilia y zoofilia:

 

 

Zoofilia:

Los zoófilos aman a los animales, en cambio los pedófilos odian a los niños.

La zoofilia correcta no es crueldad, sino todo lo contrario: es amor, amistad y placer compartido entre humanos y animales, igual o mejor aun que el que hay entre personas, y sin discriminarlos por no haber nacido humanos.

 

En la práctica del sexo con animales existen casos de violación al animal (bestialismo, en un concepto moderno), pero también es realizable y existe el sexo con animales con el consentimiento del animal, es decir sin violarlo; la relación entre zoofilia y bestialismo es equivalente a la relación que existe entre sexo heterosexual consentido y violación entre humanos; los muchos casos de violaciones humanas no descalifican la práctica correcta del sexo, igualmente, los muchos casos de bestialismo no descalifican la práctica correcta de la zoofilia.

El consentimiento de animales como perros y caballos (los más comunes) para las prácticas sexuales con humanos, y su capacidad para otorgar un consentimiento válido, son muy cuestionados, pero si gustan vuelvo a argumentar el porqué es algo completamente posible y válido.

 

 

 

Pedofilia:

 

La pedofilia correcta no es crueldad, sino todo lo contrario: es amor, amistad y placer compartido entre adultos y niños, igual o mejor aun que el que hay entre adultos, y sin discriminarlos por no serlo.

 

En la práctica del sexo con niños existen casos de violación al niño (abuso sexual infantil, en un concepto moderno), pero también es realizable y existe el sexo con niños con el consentimiento del niño, es decir sin violarlo; la relación entre pedofilia y abuso sexual es equivalente a la relación que existe entre sexo heterosexual consentido y violación entre humanos; los muchos casos de violaciones humanas no descalifican la práctica correcta del sexo, igualmente, los muchos casos de abuso sexual no descalifican la práctica correcta de la pedofilia.

El consentimiento de menores para las prácticas sexuales con adultos, y su capacidad para otorgar un consentimiento válido, son muy cuestionados, pero si gustan vuelvo a argumentar el porqué es algo completamente posible y válido.

 

 

Como ven, totalmente diferente. Así que la próxima vez no confundan a un enfermo mental, un degenerado (un pedófilo) con alguien que tiene una orientación sexual totalmente normal (un zoofilo).

A %d blogueros les gusta esto: