All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Archive for noviembre 2010

Aclaran que la estupidización y trivialización de la pedofilia entre la izquierda y los intelectuales “no sería una señal de que las cosas andan bien precisamente”

Cuando ni siquiera aquellos que supuestamente tienen la capacidad de pensar una cuestión críticamente son capaces de decir algo más profundo que “buscá ayuda porque estás enfermo” uno verdaderamente debería dar un paso atrás y preguntarse, ¿cómo llegamos a este punto?

 

La banalización y simplificación de la pedofilia (reducirla a simple, ya ni deseo, lujuria o perversión sexual), la incapacidad de pensarla más allá de restricciones legales o definiciones puramente clínicas (“la APA la define como una parafilia cuyo objeto de atrac-“, etc) son los puntos más preocupantes.

 

Ni siquiera periodistas investigadores como Judith Levine o Pablo Santiago son capaces de realizar un estudio crítico que, verdaderamente, no de nada por supuesto y se aboque a la tarea de deconstruir esa palabra prohibida que empieza con “p” para perseguir sus desviaciones y orígenes. Todos ellos dan por supuesto axiomas que, creo, estaría bueno revisar, al menos. No digo empezar de cero (a lo Descartes) para llegar a la conclusión de que la pedofilia es completamente buena y que todo lo demás son mitos. Digo decir algo inteligente que no de nada por supuesto, que verdaderamente trate de ir al fondo. Si después se concluye que efectivamente es una enfermedad mental, ok, perfecto. Pero al menos hubo algún tipo de demostración.

 

No el típico discurso de la izquierda progre anti-paranoia que se limita, se restringe a hablar desde un punto de vista puramente legal, psiquiátrico y semántico (las relaciones con niños son ilegales, la pedofilia es considera una parafilia, no significan lo mismo pedófilo y pederasta, etc.).

 

No me malentiendan, prefiero mil veces el discurso de esta izquierda antes que el discurso de la otra izquierda que cree que la pedofilia es sinónimo de abuso sexual infantil (un producto más de la explotación capitalista dirían).

 

Pero es que sencillamente estaría bueno que alguien dijieran algo inteligente.

“De nens” de Joaquin Jordá: pedofilia, pederastía, pobreza, medios de comunicación, proceso kafkiano, amor por los niños, vergüenza ajena y 3 horas de arte

Antes que nada me gustaría decir que “De nens” es una película épica. Con tres horas de duración, con la seriedad con la que toca el tema, con su expresión artística, con su claro humanismo, este cine es cine épico. Cine que retrata el abuso: el abuso de pedófilos que caen en la pederastía (pero recordemos que Tamarit luego fue declarado inocente en 2005), el abuso del sistema judicial sobre los acusados, de los políticos sobre los pobres del Raval, de los medios de comunicación sobre la verdad, de la policía sobre los niños. De la pobreza sobre todos.

De nens es una película compleja, inmensa, que es difícil abordar. Es difícil escuchar la historia de la vida y de los sentimientos de Tamarit y no sentirse identificado en muchos puntos: su amor por los niños, su convicción de que lo peor que podría hacer es hacerle daño a un menor, su desprecio por el abuso, el sufrimiento de ser crucificado públicamente simplemente por sus sentimientos. Xavier Tamarit se admite pedófilo pero niega de plano que le haya hecho daño a un menor. Dice que ha aprendido a vivir con su atracción, pero que jamás podría hacerle daño a un niño. Para los medios, decir pedófilo es decir pederasta, e incluso si no lo fuera, la condena social la tiene igual, solamente por lo que siente, no por lo que hizo. Jordá, el realizador del filme, lo aclara específicamente:

Tú que has pasado muchas horas hablando con Xavier Tamarit, quien es el máximo acusado, ¿cómo lo percibes?

Me parece un alma de Dios, un inocente, su imagen es la de chivo emisario, que carga con todas las culpas y limpia un poco la mierda de la sociedad, que se la carga a él sin querer, y toda sociedad lo necesita, tiene que tener en quién descargar, a quién echarle encima toda la mierda, y entonces todos apedrearle, y en este caso es el pederasta. Tamarit decía: “Yo amo a los niños, a mí los niños me gustan”. El juez pregunta: “¿Si un niño se le ofreciera, usted se acostaría con un niño?”. Tamarit contesta: “Sí, claro, si un niño se me ofreciera, yo me acostaría con un niño”. Sentencia de los medios: Confesión de Tamarit. Tamarit no ha confesado nada, ha confesado cuál es su instinto, cuál es su deseo, pero confesar un deseo no es verdad, como uno que es heterosexual, a mí me gustan los hombres, a mí me gustan las mujeres, eso no es confesar nada, no supone que eres un violador, simplemente afirmas eso.

 


 

 

Pero la mayor “figura mediática” del caso fue juzgado socialmente, en  palabras de la fiscalía, “por tener una visión moral distinta de la nuestra”. No importa si verdaderamente abusó o no de esos niños: solamente importa que es un enfermo, un degenerado, y por eso la gente lo condena.

La música de Alberto Pla le gusta a los pedófilos... mh, o por lo menos a algunos :)

Tamarit sería incapaz de hacerle daño a un niño o forzarlo: es un pedófilo romántico, ese famoso “grupo A” del que hablaban –irónicamente y en burla por otra parte- los jueces. Si le hizo daño a los niños, fue por ignorancia, no por intención.

Pero Tamarit fue condenado sin pruebas fehacientes en palabras de la defensa. Las declaraciones de los niños cambiaban constantemente, se hacían evidente las presiones de la policía en las confesiones (¡seis horas de interrogatorio a un niño!) y en sólo un caso fue probado penetración anal. Obviamente, un abuso ya es demasiado (el que mata a una persona destruye el universo) pero es necesario subrayar que hay que ver el documental para darse cuenta que verdaderamente no hubo maldad, sino una sexualidad que no fue controlada e ignorancia. No lo justifica, pero es necesario hacer una distinción importantísima.

Luego está la actuación de los jueces, que evidentemente consideraban culpable a Tamarit incluso antes de que se exhibieran las magrísimas pruebas en su contra. Durmiéndose durante las declaraciones, mostrando una total desidia para con las declaraciones de los acusados, siendo prepotentes y megalómanos. En una de las entrevistas se dice que en España el juez debe mediar, entre la fiscalía, que acusa e intenta demostrar que el acusado es culpable, y la defensa, que contesta a las acusaciones de la fiscalía. En este juicio (y sospecho que en tantos otros) no hubo nada de eso: hubo un juez que se puso a indagar sobre los detalles más personales e íntimos con el fin de encontrar la culpabilidad. Imperdible el momento en el que el jurado, los jueces y los psicólogos se ponen a discutir, en plena sesión, el tamaño del pene de Tamarit, con el acusado presente. Sencillamente surrealista. Decir vergüenza ajena es decir poco.

Cuando se le pregunta a Espada cuál es la conexión que había entre las dos familias acusados (¡con la única prueba de rumores, préstamos de dinero y porque alguien lo vio a Tamarit a entrar a la casa de ellos!) de prostituir a sus hijos, el periodista contesta: ambos son pobres. Obviamente, uno puede ser pobre y prostituir niños, pero Jordá tira la punta de una posible transmigración de la película de Polanski “Chinatown” en la realidad: la intención de sacar a determinadas familias y personas de en medio pudieron haber llevado a acusar a gente inocente del que es considerado uno de los peores crímenes, un crimen que –se sabe- no será juzgado con la cabeza sino con el corazón, es decir, una receta para el desastre en la sentencia. ¿Hubo un complot político para sacar vecinos indeseables que se oponían a los intereses de transformar completamente el barrio Raval? No sabemos, pero definitivamente hubo gente hizo que el caso fuera catalogado como “una de las más importantes redes de pederastía de toda Europa”, en donde esta “red” que es una de las más importantes de toda Europa cuenta solamente con dos presuntos pederastas. ¿O tal vez hay más pero en posiciones más importantes, y solamente caen los chirolitas, los nada-poderosos, los pobres?

Ni que lo digas

Esto sumado a la total desidia de los medios de comunicación, que es lo mínimo que cabría esperar de estos. Si Tamarit dice que se enamoró de un niño, los medios automáticamente dicen que se enamoró de un niño pero que no se pudo probar que no haya abusado de él.

Entrevista a Jordá:

¿Cómo hacían su trabajo los periodistas?

Había overbooking por las mañanas, y a partir de las dos, si aquello duraba, no había nadie. Desinformaban, no informaban sobre lo que ocurría durante la tarde. Lo que me parece peor es que tampoco informaban por la mañana. En la película están marcados sus comportamientos, hay una tendencia muy acusada a dar como bueno, como fiable, como exacto, lo que da la policía. Ellos no investigan, es la policía que investiga, da un informe, y la prensa lo recoge y jamás los discute. Durante el franquismo, todo el mundo sabía que la policía mentía. Los periodistas de entonces no podían decirlo, pero lo daban a entender. Ahora hay un giro: ¿ahora se supone que la policía no miente, la policía dice la verdad? La policía sigue mintiendo; en cambio, a la prensa jamás se le ocurrió que esto podía ser así.

La policía misma declara:

es posible que se hayan dado errores en la investigación, pero lo importante es que dos pederastas han dejado de actuar

 

 

¿Y si estas personas eran inocentes? ¿Y si a los niños se los manipuló para inculparlos? ¿De qué pederastas me hablan si “es posible que se hayan dado errores”? ¿Acaso no habría que estar totalmente seguros?

Me parece injusto decir que “la película utiliza como excusa X para hablar de Y”. Porque del mismo modo que se podría decir que Jordán utiliza como excusa el juicio por pederastía para hablar de la manipulación judicial y mediática, podríamos decir que utiliza esta misma manipulación para hablar sobre la pedofilia. O sobre la “fagositación” del entorno urbano. O sobre los abusos hacia los más pobres. Es que justamente, al ser una película tan inmensa, en todo sentido, es difícil decir que trata sobre esto o sobre aquello.

Y me parece que en este sentido, una (de las tantas) claves para interpretar la película es esa pequeña entrevista al antropólogo Manuel Delgado en un barcito, que ocupa apenas unos minutos. En ella se habla que existen dos ciudades: la ciudad imaginaria, la que está en las mentes de políticos, arquitectos y diseñadores urbanos, y la ciudad real, cuya dos principales características son la opacidad (siempre se intenta ocultar) y la complejidad. Y esta ciudad real, lucha, se enfrenta, intenta y logra desbordar a esa construcción artificial de políticos y diseñadores. Del mismo modo, la película de Jordan debería caracterizarse ante todo como una película compleja, difícil, dura y como leí en un blog, anti-sistema. Como una ciudad (la ciudad de los “otros”) lucha contra la ciudad “oficial”, este filme, filme excluido y marginado, lucha contra el monolito del cine comercial y el discurso dominante.

Otra de las claves para interpretar la película, o mejor dicho, una de las aristas de la película, es a mi juicio las declaraciones finales de Xavier Tamarit. Yo le creo a Tamarit que sería incapaz de hacerle daño a un niño. Le creo porque sé lo que siente. Le creo porque no lo veo de afuera, sino de adentro y sé que sería incapaz de hacerle daño a nadie, mucho menos a un niño.

Jordà es uno de los pocos –sino el único que conozco- de los directores de cine que defiende la posibilidad de amor sensual entre un adulto y un niño. Las declaraciones del activista gay Armand de Fluvià son luminosas en ese sentido (por la edad de Fluvià se nota que pertenece a la vieja camada de activistas homosexuales, cuando todavía se creía en una sexualidad infantil). También lo es esa observación lúcida de cómo para un niño el sexo es lo peor del mundo, algo que los puede traumatizar de por vida, y de repente y mágicamente, cumplen determinada edad y ya es todo ben todo legal.

Los personajes del Raval se han colado en mis sueños. Me estoy implicando llevada por un magnetismo incontrolable, tragada por un remolino al que no puedo escapar. La cara de la Sra Guijarro, las mandíbulas de Xavier Tamarit apretando las muelas, el aire infantil de Jaume Lli buscándome por los pasillos, la pareja de Nuria Martín y Antonio Durán fumando, sin dirigirse la palabra.  

Sentados en el banco de los acusados componen un retablo trágico: el retablo de los que duermen bien cerca de la miseria, donde las cosas suelen volverse más oscuras, más sucias, más delictivas. Sobretodo la mirada de Xavier Tamarit, hoy, mirando fijamente a los policías mientras declaraban. Su porte de estatua de cera, de mártir al purgatorio. Son las víctimas y los protagonistas de un espectáculo de corte burlesco. Sin ellos, no harían falta los periodistas tomando apuntes o registrando imágenes desde la glorieta. No harían ninguna falta los voyeurs que vienen a distraerse, ni los jueces, ni los guardias civiles que custodian la seguridad de todas las personas honradas. También sobraríamos nosotros.

De nens es una película gigantesca e intenté hacer una crítica acorde. Alguien dijo que esta película esta destinada a ser un clásico de culto. En un mundo justo esto sería verdad. Esperemos que haya todavía justicia en este mundo, aún cuando la película, justamente, nos quita un poco estas esperanzas.

100% RECOMENDADA PARA TODO EL MUNDO.


 

 

 

 

 

 

Otras miradas sobre la película, comentarios, críticas, etc.:

 

http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/323336.html

 

http://www.comohacercine.com/articulo.php?id_art=615&id_cat=3

 

http://piniculas.blogspot.com/2007/05/de-nens-de-nios.html

 

http://www.miradas.net/0204/criticas/2004/0405_denens.html

 

http://voiceover.blogdiario.com/1176742320/


 

 

 

Entrevistas a Jordà sobre la película, ambas MUY RECOMENDABLES:

 

http://www.riff-fanzine.com/InfoEntrevista.php?idEntrevista=39

 

http://www.ddooss.org/articulos/entrevistas/joaquin_jorda.htm


 

 

 

NOTA: La película se puede bajar gratis de internet, se consigue fácil. Si no la pueden comprar porque no tienen plata o porque no viven es España y no se consigue, véanla como sea. Si tienen la plata, cómprenla, porque verdaderamente lo vale.

 

 

 

(Cosas de las que me faltó hablar: comparación entre esta y su versión yanqui “Capturando a los Friedman” –la española es mejor-, reflexionar que si Michael Moore la hubiera hecho, la habría utilizado como excusa para criticar a los republicanos, intercalando la película con fragmentos de películas populares, dibujitos animados y chistes de izquierda)

Written by porlaverdad3

26/11/2010 at 18:51

El poder de las palabras II: ¿es más importante el significante que el significado?

Viendo la televisión en los últimos tiempos y escribiendo eso de “: Miles de organizaciones piden  que se cambie la palabra…” noté cuán importante es ponerle el nombre correcto a las cosas, según el interés de cada quien. El poder que tiene la simple palabra, el signo lingüístico, sin el significado, nunca debe ser subestimado.

Ejemplo:

El gobierno no habla de la “Ley del 82% movil para los jubilados” (cosa que nadie sabe bien qué significa, pero está implicito que 1.- es algo a favor de los jubilados, 2.- sea lo que sea es bastante -82%-, 3.- no sólo es algo positivo sino que además es movil, osea, doblemente positivo), habla de “La ley de quiebra del Estado” (es decir, una ley que básicamente llevaría a la bancarrota a la Nación argentino).

Pero Clarín recíprocamente no habla de “La ley de quiebra del Estado” sino mas bien de “Ley del 82% movil para los jubilados”.

Cuando se discutía todo esto del matrimonio gay, el nombre oficial que se le puso fue el de “Matrimonio Igualitario” (como si el matrimonio no sólo igualara homosexuales con heterosexuales, sino que además igualara a la sociedad toda como conjunto: el matrimonio iguala a todos, no importa para quiénes ni cómo se aplique la ley)

El gobierno no habla de “La ley de medios K” (frase en la que está implícito 1.a- que es una ley que regula los medios, lo cual implica 1.b- que es una ley censuradora 2.a- que está hecha por los Kirchner, lo cual implica 2.b- que no está hecha por el Congreso -que fue elegido por el voto popular-, lo cual implica 2.c- que es una ley despótica que ignora la voluntad popular) obviamente, sino de “La ley anti-monopolios”.

Estos ejemplos no sirven para ver lo esencial que son las palabras que se utilizan (las palabras en sí, no el significado de las palabras, porque tanto “Ley de medios K.” como “Ley anti-monopolios” se refieren al mismo objeto real, del cual no existen dos distintos).

En este sentido es que definir pedofilia como una enfermedad, y aplicar esta definición a todas las personas que sienten atracción sexual por los niños, IMPLICA

1.- Que todas las personas sienten lo mismo, puesto que son todos pedófilos (el adjetivo se aplica a todos por igual).

2.- Que esas personas están enfermas (mentalmente).

2.b.- Que si están enfermas, eso implica que sus pensamientos son enfermos.

2.c.- Si sus pensamientos, más precisamente: si su atracción sexual está enferma, eso significa que no es normal, incluso más, que es el opuesto de lo normal.

Como lo normal es que una atracción sexual signifique sentimientos de amor, erotismo, deseos de una relación correspondida, y como lo normal es que una atracción sexual no derive en una incapacidad de controlar la propia sexualidad, esto implica que

2.d.- Si su atracción sexual está enferma, esto significa que no implica sentimientos de amor, erotismos o deseos de una relación correspondida, y que deriva en una incapacidad de controlar la propia sexualidad.

3.- Que debe curarse.

Llevando los casos al extremo, imaginémonos que de verdad se decidiera cambiar la palabra pedofilia por violalofilia. Que todas las personas con la primera atracción pasen a ser, de un día para otro, llamados “violalófilos”. Las personas no cambiarían, sólo cambiaría el nombre con el que son designados.

Lo que sí cambiaría completamente es la reacción de la sociedad. Porque no es lo mismo defender, o intentar defender a un “paidófilo” que a un “violalófilo”, por más que la persona sea la misma y sólo cambie el nombre. Subjetivamente, para la persona, no es lo mismo.

Mucha gente odia a los pedófilos no porque sean pedófilos, sino porque creen que son violadores. Cada vez que se habla de paidofilia se habla de abuso sexual infantil, y por lo tanto esos dos conceptos quedan íntimamente ligados de modo que uno ya no puede separarlos. Jamás se menciona la enorme mayoría de pedófilos que no abusan de niños: solamente se menciona a los que sí lo hacen, mientras que el resto es como si no existiera.

Lo mismo con el término girl-lover/boy-lover. Originalmente, fue un término creado por la comunidad pedófila para designar –por definición– a aquellos que sentían una verdadera atracción romántica por niñas o niños, pero el uso de los medios degeneró los términos y ahora quedaron casi como sinónimo de pederastas.

Es como la palabra “Amor por los niños”, que el paso del tiempo quiso que significara “desprecio por la infancia”.

Homosexuales que no son maricones

Ser homosexual y ser puto, marica, son dos cosas distintas. Por eso siempre es un placer encontrar un ejemplo de un verdadero homosexual con cojones, de “la vieja guardia” (?). Ojalá hubiera más homosexuales como este y menos locas.

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/28/elblogdesantiagogonzalez/1214638319.html

Sobre la cuestión homosexual y pedófila, un tipo para un diario yanqui escribió esto, con respecto a la muerte de un famoso activista gay que también defendió a los pedófilos, Harry Hay -con ese apellido…-:

“Silencing any part of the movement because it was disliked or hated by mainstream culture was both a moral failing and a seriously mistaken political strategy. In Harry’s eyes, such a stance failed to grapple seriously with the reality that there would always be some aspect of the gay movement to which mainstream culture would object. By pretending the movement could be made presentable by eliminating a specific “objectionable” group — drag queens and leather people were the objects of similar purges in the 1970s and 1980s — gay leaders not only pandered to the idea of respectability but betrayed their own community.”

Una de cal y una de arena: ahora dicen que deshumanizar, excluir, demonizar y tratar a los pedófilos de enfermos mentales no harían del mundo un lugar mejor, pero que al menos le daría de comer a psicólogos, conductores de TV y guionistas de Law and Order UVE

El mundo no sería un lugar mejor, pero al menos los psicoanalistas podrían seguir llevando el pan a la mesa

Sociólogos de la Universidad de Michigan emitieron un comunicado donde expresaron que “Después de años de investigar el fenómeno cultural actual relacionado a la paidofilia, tenemos dos noticias: una buena y otra mala. La mala es que al parecer tratar a los paidófilos de enfermos mentales, censurarlos y demonizarlos, no harían de mundo un lugar mejor, ni más agradable para vivir, ni con menos sufrimiento.

Pero la buena es que al menos los psicólogos, psiquiátras, médicos, “peritos” varios, escritores de best-seller y literatura basura, panelistas y conductores de televisión, guionistas de cine y TV, bloggers, y toda la gente que vive de esto, podrán seguir llevando el pan a la mesa y dándole de comer a su prole. Así que bueno, no todas son malas noticias.” concluyó el comunicado.

Breve historia de la pedofilia en la actualidad

Significante: signo escrito o verbal. Conjunto de letras o de sonidos sin valor per se, pero que remiten a un….

Significado: Interpretación del significante, aquello a lo que hace referencia, el contenido del símbolo.

1. Originalmente la palabra “pedófilo” significaba nomás alguien con una atracción sexual por los niños. Dentro de este grupo había sádicos que le hacían daño a la infancia, personas a las que simplemente le calentaban las menores y pedófilos “verdaderos” con un amor platónico romántico por los niños y todo lo que existe en el medio. Denominemos A1 al conjunto de este significante (la palabra “pedófilo”) con este significado.

2. Con el paso del tiempo el significante, la palabra, se mantuvo igual, pero cambió el significado: ahora “pedófilo” significa un depredador sexual que busca cualquier oportunidad para hacerle daño y abusar de los niños. Ni siquiera de manera solamente sexual: disfruta torturando y matando niños. El significante es el mismo, pero el significado cambió radicalmente. Llamemos A2 al conjunto de este significante con este nuevo significado.

3. Muchos pedófilos (en el sentido de A1) no estaban de acuerdo con el nuevo significado (el de A2) así que decidieron crear un nuevo significante, una nueva palabra, un nuevo conjunto de letras que denominara el significado original de la palabra, el de A1. Así surgieron expresiones como “boy-lover”, “girl-lover”, “pedófilo verdadero”, “Minor Attracted-Person”, etc. Ahora es el significante el que cambia, pero también el significado, que es el mismo de A1 (o por lo menos de un sector de A1). Denominemos a este nuevo conjunto A3.

4. La sociedad considera que A3 no es A1 con un nuevo significante, sino que es A2 con un nuevo significante. Así que a A3 le vuelven a asignar el significado de monstruo, abusador de niños, etc, etc. Así se crea A4, que es el significante de A3 con el significado de A2.

Y en esta situación estamos ahora. Ya no existen palabras que expresen aquello de lo que quiero hablar. Así que, ¿Cómo me llamo? ¿Cómo me identifico? ¿Qué palabra uso?

¿Qué palabra puedo usar cuando no existe ninguna que exprese aquello que siento?

POLÉMICO: Después de que Amazon dejara de vender su libro pro-pedofilia, el autor dice “fuck you Amazon” y edita su libro con la editorial de Al-Qaeda

La nueva edición del libro introduciría algunos cambios polémicos

 

“Me cansé de la represión de Occidente y su maldita histeria anti-pedofilia, por eso estuve haciendo unas averiguaciones a ver quién querría publicar mi libro” afirma “Philip Greaves II “, el autor del controversial libro “A pedophile’s guide to love and pleasure”. El escritor confiesa que en su búsqueda de editores logró contactar con cierta gente de barba y turbantes que afirmaron que editarían su libro “porque por nuestro pagos el tema de la pedofilia nos chupa un huevo”, pero que debería hacer algunos cambios. “Me pidieron que hiciera ciertos retoques, como agregar una guía de cómo construir una bomba casera o los mejores aeropuertos donde secuestrar aviones. Nada que comprometa mi integridad artística”. Los nuevos editores afirmaron estar contentos con la nueva edición y esperan que “el libro lleve a la eventual desintegración de Occidente”.

Después de que Amazon censurara un libro que defiende la pedofilia, los ejecutivos de la página confirman que seguirán vendiendo el libro de George Bush donde se defiende la tortura

“No se preocupen” dijieron los ejecutivos del sitio de ventas online “Amazon” a la prensa, “estamos totalmente comprometidos en censurar todo aquel libro que siquiera pueda llegar a sugerir que un pedófilo es otra cosa que un monstro come niños”. Las críticas surgieron cuando se enteraron de que la página, aparentemente vendía un libro PRO-PEDOFILIA, cosa que llevó a la página a ser criticada y boicoteada.

Sin embargo, las buenas noticias no se terminan ahí. Los mismos directivos confirmaron que “las ventas del libro de George W. Bush en donde defiende la tortura de prisioneros van mejor que nunca”  y que “NI LOCOS lo vamos a censurar, porque creemos en la libertad de expresión”.

CLAVES PARA ENTENDER DE QUÉ VA LA COSA

Amazon, entre otras cosas, vende un libro que defiende la pedofilia, y un libro que defiende la tortura.

El libro que defiende la pedofilia no lo compra nadie y no genera dinero, así que sí podemos censurarlo.

– El libro que defiende la tortura es un éxito de ventas y genera millones, así que hay que protegerlo a toda costa en honor a la libertad de expresión.

Pobreza y consumismo

Trabajo de The Designers Republic, una casa postmoderna de, ironía, diseño inglesa.

 

 

El otro día estaba viendo una entrevista de Lanata al padre Farinello. Para los que no lo conocen, es un cura que ayuda a los pobres y a la gente necesitada, especialmente en el Gran Buenos Aires o el norte del país. Bueno, el gordo le preguntó cómo veía hoy a los chicos en condición de pobreza, si estaban mejor, etc. Lo que el padre contestó fue que sí, se notaba que estaban un poco mejor, al menos en comparación al 2001. Y también dijo que los había “ganado el consumismo”. ¿Cómo es eso? Ajam, explicó que ahora lo que los chicos quieren es un nuevo par de zapatillas y que no había nada de esa pobreza “romántica” que muchos quieren hacer ver, sino que verdaderamente destruye los espíritus, los aniquila. La idea de estar mejor de estos chicos (y por chicos me refiero a esos que el capitalismo ya juzga capaces de consumir por su propia cuenta, digamos de 10 para arriba) es tener un nuevo par de zapatillas, un celular mejor (todo el mundo tiene un celular, hasta los pobres), seguramente un videojuego nuevo para la compu. Esta gente quiere tener, pero tener para consumir. Quieren integrarse al sistema, pero como consumidores.

Antes de indignarnos, y asumiendo no sólo que este fenómeno existe y es sustancial, sino también que es signo, cifra de esa “destrucción del alma”, cabría hacernos varias preguntas:

1) ¿Es esta situación novedosa? ¿La idea de vivir para consumir y consumir para ser feliz es verdaderamente posmoderna o podríamos atisbarla desde más lejos en el tiempo?

2) ¿Es verdaderamente esta situación exclusiva de la clase pobre?

La primera pregunta requeriría un análisis histórico exhaustivo del que yo obviamente soy incapaz. Y de cualquier modo dudo de que se pudiera contestar a esa pregunta a ciencia cierta. Más bien se podría especular, analizar, filosofar.

La segunda pregunta merece un rotundo no. En este sentido no hay nada que diferencia a un pibe villero de un chico de clase media para arriba. Las expectativas de consumo (un chico pobre querrá un nuevo par de zapatillas, uno de familia pudiente una X-Box 360 o tal vez su propia moto) podrán cambiar, pero la situación es básicamente la misma. La idea de que consumir más significa estar mejor, y recíprocamente, de que para estar mejor se debe consumir más, está tan arraigada en el pensamiento posmoderno que es difícil de contestar. Pero es que, cuando un chico se está cagando de hambre en la miseria, lo mejor –o lo mínimo que se puede pedir- es que al menos pueda comprarse algo para comer. Que esté mejor significa que tengo mejores cosas. Y eso está muy bien, pero si la pobreza no existiera la idea de tener más cosas para estar mejor no debería existir. O tal vez sí, quién sabe.

Uno podría decir “pero cómo estos chicos van a tener aspiraciones más elevadas, como gusto por el arte, la música, o ideas revolucionarias si viven sumergidos en la pobreza, no reciben educación, su principal preocupación es saber si van a comer a la noche, no se les puede pedir que deseen algo más que ser consumidores” pero es que la situación tampoco cambia demasiado entre los chicos que sí tienen comida que sí tienen casa y que no están luchando por su supervivencia. Cierto, las ideas revolucionarias siempre provinieron más de las clases medias/medias altas que de las pobres, pero la realidad es que la mayor parte de los chicos que no tienen que batallar por su vida cada día tienen como máxima aspiración un nuevo celular o la nueva pelotudez de moda.

Ahora, si esta situación no es exclusiva de las clases denominadas “bajas”, ¿por qué nos molesta particularmente? ¿Por qué la juzgamos especialmente indignante? Creo que tiene un poco que ver con eso que decía Farinello: la “romantización” de la pobreza. Suponemos que los pobres, al tener poco, no son materialistas. Pero alguien que vive en una casa de chapa en la mayoría de los casos tiene al menos un televisor. Y si bien el padre estará todo el día laburando, los chicos lo verán, las propagandas, todas esas cosas bonitas que los demás tienen y ellos no. Es imposible escapar a eso, está en todos lados.

Tampoco voy a ser un maldito hipócrita y a pararme encima de sus cabezas. Vivo en una sociedad capitalista. Consumo. Trato de que no sea todo lo que tengo que hacer. (notar que no dije “pero trato de que no…”). Cada cual con la suya. Si alguien quiere vivir bajando ringtones o navegando por facebook, allá él/ella. Por más que nos indigne, se puede estar peor.

Written by porlaverdad3

14/11/2010 at 17:08

Publicado en Reflexiones

Brass Eye le HACE LA COLA A PORLAVERDAD

http://video.google.com/videoplay?docid=9031532194656768989#

Es más gracioso que todo este blog junto y multiplicado por un millón.

PD: Obviamente, uno podría criticarle un montón de cosas, como que a fin de cuentas prolonga el mito de que los pedófilos son los que abusan de niños y los que abusan de niños son pedófilos, pero es graciosísimo igual.

 

¿Para qué hacerse pasar por un niño si uno puede hacerse pasar por TODA UNA ESCUELA?

 

 

 

Un pedófilo recuperado presenta su best-seller: “JUST KIDDING”

 

 

El documental trata dudas existenciales sobre la paidofilia, como por ejemplo: ¿Por qué no hay pedófilos negros?

 

El Hijo Pedófilo de Joshua optimista: “voy a encarar a papá y a decirle lo que siento”

“Estuve hablando con mi doctora de ya cinco años, que estoy decidido a encarar a mi padre y a hablar seriamente con él” dijo el joven de veinte años hijo del famoso activista anti-pedófilos. “Voy a decirle lo que siento, todo lo que me pasa. Nunca pude tener una charla honesta con él, de padre a hijo, siempre me trató como si fuera una especie de monstruo. Me dijo mi doctora que si quiero finalmente superar esta etapa y entrar a lo que ella llama la fase adulta, tengo que enfrentar a mi padre, ser honesto con él y con mis sentimientos y decirle lo que me pasa. Dice mi doctora que después de todo él me crió y que me va a comprender. Que tiene un corazón, por pequeño que a veces parezca. Yo a papá lo quiero y me gustaría estar bien con él”.

DESGARRADOR TESTIMONIO: El Hijo Pedófilo de Joshua declara: “papá nunca me dijo te quiero”

“Me lo tenía que sacar del pecho. Era como una cruz que llevo encima desde chico” Esa fueron las palabras del Hijo Pedófilo de Joshua ante el autor de este blog, al que le concedió una modesta entrevista. “Años y años lo negué, pero estuve yendo a psicoanálisis y mi doctora me dijo que tengo que enfrentar a mi Edipo, matar a mi padre. Tengo que afrontar la verdad por dura que sea. Y la verdad es que PAPÁ NUNCA ME DIJO TE QUIERO”. Dijo entre lágrimas el joven pedófilo de veinte años hijo del famoso activista anti-pedófilos. “Nunca una caricia, nunca un abrazo, nunca un ‘seguí así hijo, te apoyo’, nada, siempre me trató como una basura” continuó con un llanto desconsolado. “Yo siempre le dije que lo quería, le preguntaba a mami porqué papá siempre era tan frío conmigo, y ella me decía ‘no sé, eso es algo que tenés que hablar con él’, pero él nunca quería hablar, ¡siempre encontraba una excusa para no hablar con su hijo, con su propio hijo!” concluyó sonándose los mocos.

 

A %d blogueros les gusta esto: