All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Aclaran que la estupidización y trivialización de la pedofilia entre la izquierda y los intelectuales “no sería una señal de que las cosas andan bien precisamente”

Cuando ni siquiera aquellos que supuestamente tienen la capacidad de pensar una cuestión críticamente son capaces de decir algo más profundo que “buscá ayuda porque estás enfermo” uno verdaderamente debería dar un paso atrás y preguntarse, ¿cómo llegamos a este punto?

 

La banalización y simplificación de la pedofilia (reducirla a simple, ya ni deseo, lujuria o perversión sexual), la incapacidad de pensarla más allá de restricciones legales o definiciones puramente clínicas (“la APA la define como una parafilia cuyo objeto de atrac-“, etc) son los puntos más preocupantes.

 

Ni siquiera periodistas investigadores como Judith Levine o Pablo Santiago son capaces de realizar un estudio crítico que, verdaderamente, no de nada por supuesto y se aboque a la tarea de deconstruir esa palabra prohibida que empieza con “p” para perseguir sus desviaciones y orígenes. Todos ellos dan por supuesto axiomas que, creo, estaría bueno revisar, al menos. No digo empezar de cero (a lo Descartes) para llegar a la conclusión de que la pedofilia es completamente buena y que todo lo demás son mitos. Digo decir algo inteligente que no de nada por supuesto, que verdaderamente trate de ir al fondo. Si después se concluye que efectivamente es una enfermedad mental, ok, perfecto. Pero al menos hubo algún tipo de demostración.

 

No el típico discurso de la izquierda progre anti-paranoia que se limita, se restringe a hablar desde un punto de vista puramente legal, psiquiátrico y semántico (las relaciones con niños son ilegales, la pedofilia es considera una parafilia, no significan lo mismo pedófilo y pederasta, etc.).

 

No me malentiendan, prefiero mil veces el discurso de esta izquierda antes que el discurso de la otra izquierda que cree que la pedofilia es sinónimo de abuso sexual infantil (un producto más de la explotación capitalista dirían).

 

Pero es que sencillamente estaría bueno que alguien dijieran algo inteligente.

A %d blogueros les gusta esto: