All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Sentido gráfico: los mejores argumentos son imágenes

Poniendo a prueba mi sanidad mental, recolecté de internet varias de las fotos e ilustraciones más difundidas que sirven para ilustrar aquello que aparece nombrado con la palabra “pedofilia”. Todas estas fotos pueden ser encontradas por cualquiera con una conexión a internet que busque “pedofilia” en el buscador de imágenes de google. Están (casi) todas en la primera o segunda página, a lo sumo.

¿Por qué lo hago? Porque este discurso, este que ahora les estoy a punto de mostrar pero que seguramente ustedes ya conocen, este y no otro, es el que construye a diario aquello que la gente entiende que significa la palabra “pedofilia”. Esto es lo que construye el término, no lo que dice el diccionario o digo yo o dice mengano. Una palabra no es una definición en el diccionario. Es mucho más que eso.

Si yo pienso en un gato no estoy pensando en un mamífero de cuatro patas peludo que maulla. Estoy pensando en un tipo especial de gato, con determinadas características, gris y con manchitas blancas digamos. Mi primera reacción es una imagen específica creada por una combinación del influjo de la sociedad (aquello que la sociedad me dice que debe ser un gato, porque lo veo en la tele, en el cine, leo en libros o me cuentan que así son estos animales) y mi propia experiencia personal, mi propios recuerdos, mi memoria. Así con todo. Inclusive con esa construcción abstracta que simboliza el signo ‘paidofilia’.

Por eso es necesario entender cómo se genera el contenido de un símbolo. Un símbolo por sí solo no significa nada. Nosotros, como sociedad, le damos sentido, significado. Y hoy en día, este es el significado que se le da a la atracción por los niños.

Empecemos.

 

Por si todavía hiciera falta, te podés dar cuenta que son pedófilos porque se nota desde lejos que son malvados y degenerados y están complotados para violar y torturar a los niños. Están hechos de maldad y oscuridad, es su materia constituyente.

 

Es evidente que el que le tapa la boca al niño es un pedófilo, porque quiere ocultar los abusos para que no se conozcan; primero violar y después obligar al silencio, de manual.

 

Los pedófilos siempre están en una posición de autoridad con respecto al menor, siempre son hombres viejos y malos que utilizan su poder para violentar niños contra su voluntad. Después, el niño no puede escapar a sus garras, por miedo o desprotección (¡todo lo que se puede deducir mirando una foto!)

 

Esta es una de las más ricas del montón. Tiene varios componentes: primero, el adulto, besando al niño ciego o sin importarle que este llora. Eso representa la enajenación mental del pedófilo. Segundo, las lágrimas, o mejor dicho, la lágrima, única, solitaria, del niño (si se fijan, en ninguna de las otras aparecen). Símbolo del llanto reprimido, contenido, que teme estallar por miedo a las represalias. Tercero, la insoportable cercanía que impone el adulto, los cuerpos cerca cuando no quieren estar cerca. Cuarto, es, una de las pocas que muestra el rostro del niño, y la única que muestra el rostro del adulto. Esto muestra que es una relación insoportable, pero relación al fin. En las otras fotos los cuerpos están distanciados, unidos sólo por una mano: acá están cerca y en contacto.

Mirá, este es un chico abusado, se nota porque se agarra la cabeza y la foto está en blanco y negro. ¿Hace falta decir que el que lo abusó es un pedófilo?

 

Bueh, cuando se es tan evidente hay poco lugar al análisis. Nótese la inocente niña y la maligna sombra del infierno que la acecha. Los cuernos agregan al conjunto. Cuáles son los roles y las intenciones de cada uno ya los sabemos.

 

La mano oscura sobre el niño indefenso. ¿Qué clase de monstruo es capaz de hacerle eso a un niño? No hay nada más que decir, queda todo dicho.

La mano oscura sobre el niño indefenso bis. El blanco y negro suma. Hablando de cualquier otra cosa esta podría ser una foto inocente. En blanco y negro y con la palabra “pedofilia” al lado se hace evidente que el niño es abusado.

 

Esta clase de fotos no se destacan particularmente por su sutileza, sí por su efectividad. Pero bueno, esa es la idea después de todo.

 

Qué nariz eh.”La pedofilia, podrás no verla pero podría estar pasando”. Es evidente por la segunda parte de la propaganda que “la pedofilia” es manosear nenitas.

Parecida a la segunda foto, pero mejor, porque es más realista, y el blanco y negro hace que gane en dramatismo.

Elementos comunes:

– Los pedófilos siempre son sombras, oscuras y acechantes.

– Los pedófilos son los que abusan de niños y los que abusan de niños son pedófilos.

– Su posición es de autoridad, de poder, de dominio sobre el niño. Eso se simboliza en la mano impuesta desde arriba.

– El niño siempre está indefenso, a la merced del poder brutal y esclavizante del adulto. Sufriendo o callado (es decir, sufriendo por dentro).

– El pedófilo busca acallar al niño, silenciarlo, no dejarlo que se exprese.

– El pedófilo no es una persona: es una mano, una pija o una sombra. Y las manos, las pijas y las sombras no tienen sentimientos, eso es evidente.

– La mano de un adulto sin rostro que presiona o calla desde arriba a un niño sin rostro.

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] sobre cómo los medios construyen el diseño gráfico, i.e., la imagen de la pedofilia en https://porlaverdad3.wordpress.com/2011/04/25/sentido-grafico-los-mejores-argumentos-son-imagenes/) Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta […]


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: