All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Observaciones simplemente geniales

“Es un hecho bastante sorprendente que, de las muchas dimensiones mediante las cuales se puede diferenciar la actividad genital de una persona entre otras (como por ejemplo la preferencia por ciertos actos, ciertas zonas o ciertas sensaciones, ciertas formas físicas, algún simbolismo, cierta edad o poder, una especie animal particular, una cantidad determinada de participantes, etcétera, etcétera) precisamente una, el género del objeto elegido, emergió, y se mantuvo, desde finales del siglo, como la dimensión determinante de la omnipresente categoría de “orientación sexual”.

Eve Sedgwick: Epistemology of the Closet. Berkeley, University of California Press

Written by porlaverdad3

13/06/2011 a 18:41

Publicado en Miscelanea, Reflexiones

Tagged with

A %d blogueros les gusta esto: