All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Mitos, verdades, mitodades sobre la pedofilia

leave a comment »

Los pedófilos aman a los niños

 

Les excita la sensación de poder

 

Les gustan las bebés vestidas como prostitutas

 

Les gusta la inocencia

 

Quieren ver a los niños morirse

 

Quieren ver a los niños felices

 

“No cambian más salen de la cárcel y lo vuelven a hacer”

 

Acá hace falta mano dura

 

No hay que confundir pedófilo con violador

 

Son injustamente demonizados

 

Son justamente demonizados

 

Son reprimidos

 

Son progres

 

Revolucionarios

 

Monstruos

 

Sufren muchísimo

 

No tienen sentimientos

 

Son todos criminales

 

Son todos santos

 

Reaccionarios y de derecha católica

 

Anarco peronistas

 

Violados todos de chicos

 

Tienen una orientación sexual diferente

 

No se pueden controlar

 

Jamás le harían daño a un niño

 

Se pueden controlar

 

Saben que está mal y por eso lo hacen

 

Saben que está mal y por eso no lo hacen

 

Psicópatas

 

Sólo quieren violar chicos

 

Completamente normales

 

Completamente anormales

 

Sólo piensan en causar sufrimiento

 

Tienen tanta moral como cualquier otro

 

 

 

 

 

Es grotesco cuando la gente habla de cantidades absolutas: TODOS, NINGUNO, LA TOTALIDAD, NI UNO SOLO. Pero, en una de esas, más grotesco es cuando hablan en términos de sentimientos (o en su defecto, carencia de ellos) puros: AMOR, ODIO. MALDAD, BONDAD. AMOR PLATÓNICO, LUJURIA SEXUAL. Es grotesco porque esas cosas raramente existen en la realidad, y sin embargo las citan todo el tiempo, como si uno fuera capaz de vivir en un estado de amor o de odio continuo, permanente. Poca gente (por suerte) es absolutamente mala, y poca gente (lamentablemente) es absolutamente buena. La mayoría, los meros, insípidos y grises mortales no respondemos a esas categorías absolutas.

 

También me parece idiota formular un imaginario segmento recto que en una punta diga “BUENO” y en la otra “MALO” y marcar con una tiza una crucecita que diga que nos encontramos ahí (o que diga que creemos estar ahí). No digo que el mal y el bien no existan, sino que son ideas extremadamente cómodas (hay algunas ideas que son comodas como los sillones de la sala de estar, o como tomar un café con leche y facturas y tapado y un libro de Borges en la cama. En cambio hay otras que son peligrosas como vino y sandía, o incómodas y difíciles como decidirse ir al dentista) que utilizamos porque somos vagos, haraganes, desidiosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: