All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Archive for febrero 18th, 2013

Verdad

leave a comment »

Estuve reflexionando un poco y llegué a esta conclusión, ustedes me dirán qué les parece: la primera pregunta (no la única) que uno debe hacerse ante una obra de arte es:

¿Hay un intento de decir una verdad acá?

Me parece la pregunta decisiva. Nótese que digo “una verdad” y no “LA verdad”. Es decir, una verdad puede ser simplemente la verdad personal del autor, por más que otro pueda decir que está equivocado. En otras palabras: entiendo a “verdad” como un acto, una acción de sinceridad, una expresión, no como una realidad fáctica independiente de todo.

Imagínense si le hiciéramos esa pregunta a toda obra de arte. ¿Cuántas pasarían con un sí? Quedarían muy pocas. En general, la gente y los críticos se concentran en boludeces: aspectos técnicos, formales, o superficiales (por ejemplo: la trama) o buscan métaforas y símbolos (es decir, se apartan de la incómoda realidad y la fugaz expresión en busca de la comfortable seguridad de las ideas abstractas). Pocos se plantean la cuestión de la verdad.

¿Quiénes pasan el test? Algunos nombres tirados al azar:

Franz Kafka

Henry James

Samuel Beckett

Julio Cortázar (en algunos cuentos)

Juan Gelman

Sara Gallardo (en Eisejuaz)

John Cassavetes

Andrew Bujalski

Ingmar Bergman

Robert Kramer

¿Quiénes –para mí– no pasan el test? Algunos nombres:

Borges (eso no significa que no sea muy disfrutable el viejo)

Osvaldo Lamborghini

Alan Pauls (Historia del llanto)

Flaubert (La educación sentimental)

El 90% de los directores venerados por la crítica: Kubrick, Welles, Hitchcock, George Lucas, Spielberg, Tarantino, Lynch, Coppola, los hermanos Cohen, Solodnoz… son demasiados para nombrarlos todos.

Obviamente, se puede discutir hasta el infinito. El problema surge cuando un autor, a pesar de no tener una deseo de expresar la verdad, es inmensamente disfrutable: por ejemplo, Borges. O cuando el mero ánimo de decir la verdad no basta: por ejemplo, Woody Allen.

Written by porlaverdad3

18/02/2013 at 22:43

A %d blogueros les gusta esto: