All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Archive for diciembre 16th, 2013

Obligarlos a ser libres

with one comment

La ayuda implica dos partes. Una parte que la solicita y otra que la da.

 

En la sociedad actual y con relación a las personas pedófilas, esas dos partes están faltando, especialmente en el caso de aquellos que deberían darla. Si bien hay grupos y organizaciones de pedófilos virtuosos (que por si no saben, son aquellos que eligieron vivir una vida célibe de su atracción, dentro de la ley) y muchísima gente que pide ayuda en Internet (el único lugar que encuentran. Por ejemplo acá), ni el Estado, ni la sociedad en general crean una idea de que las personas pedófilos merecen ayuda, no estigmatización.

 

Para la sociedad, alguien que es pedófilo no merece ni necesita ayuda. Ya lo hemos hablado aquí, un pedófilo es mucho menos que nada. La cuestión es muy complicada, y si bien en los últimos tiempos están empezando a surgir iniciativas de ayuda (ejemplo B4UACT, Dont-offend) estas cosas son desconocidas, ignoradas y muy restringidas.

 

La sociedad debe entender alguna vez que nadie es pedófilo porque lo desea, que es una atracción, no un crimen, y que alguien con esta atracción puede vivir toda su vida dentro de la ley. Pero la estigmatización, la demonización, la exclusión y la denigración, NO AYUDAN. NO-AYUDAN.

 

Hace un buen rato sabemos que la mayoría de las personas pedófilas descubre su atracción antes de los 18 años. ¿Qué vamos a hacer con estos niños, niñas y adolescentes? ¿Qué imagen, qué modelo se les da? ¿Acaso a estos adolescentes no se les dice que son basura desde el día cero y por algo que no eligieron?

 

También, falta mayor conciencia entre algunos de los que sufren de esta parafilia: conciencia de que se puede y se debe vivir dentro de la ley, respetando al otro. Sin duda hay criminales irrescatables, pero también hay muchos pedófilos que no son criminales ni desean serlo, pero la desesperación, la falta de ayuda y la depresión pueden hacer que siquiera contemplen la posibilidad. Es necesario crear una conciencia en estos grupos de que recibir ayuda para vivir bien, dignamente, para ellos, es un deber.

 

“Obligarlos a ser libres” decía Rousseau. La hermosa, hermosísima paradoja de la democracia, que debemos obligar a las personas a ser libres, tal vez nos ayude a recordar lo esencial: que la obligación es la libertad, no la denigración del otro. Obligar al otro a ser libre, no a vivir en estado de paria a causa de algo que no eligió.

 

Solamente cuando finalmente la sociedad tienda la mano a estas personas absoluta y totalmente olvidadas, podremos empezar a ser un poquito más libres.

 

P.D.: Decido dejar el blog. Ya no me representa. Republicaré posts viejos, pero difícilmente vuelva a escribir algo nuevo.

Written by porlaverdad3

16/12/2013 at 00:00

Publicado en Teoria pedofila

A %d blogueros les gusta esto: