All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Posts Tagged ‘child porn

Informe exclusivo: porque la marcha organizada por facebook para defender a los paidófilos NO sería un éxito de convocatoria

leave a comment »

“Ahora que está de moda organizar marchas a través de redes sociales como facebook, pensamos que mucha gente se iba a sumar, que iban a venir miles de personas de todo el país, que iban a hablar de ella en los medios, que iba, en suma, a causar polémica” dice el activista paidófilo que convocó a una marcha mediante la red social “facebook” en defensa de las personas con una orientación sexual diferente, incluyendo paidófilos. “Pero lamentablemente, no vino ni el loro” confiesa. “Nos imaginamos que con esta moda la gente se iba a copar, pero no, nada” concluye, pero afirma que ahora su objetivo es “crear una cadena de mail enorme que difunda el activismo entre los internautas con una cuenta de Hotmail; y el filtro anti-spam desactivado, claro”

Informe periodístico súper serio: porqué la gente prefiere cerrar un foro paidófilo en vez de perseguir abusadores y pederastas. Hablan los que saben y los que no

leave a comment »

“Un foro de pedófilos es como un perro con una ojiva nuclear colgando del collar: es peligroso y está descontrolado” dijo un “experto” en criminología. La polémica viene dada por el hecho de que mucha gente parece preocuparse más en cerrar un foro de internet donde los paidófilos lo único que hacen es discutir y opinar, que en perseguir a los abusadores, los pornógrafos infantiles y los violadores. “Un paidófilo diciendo en un foro de internet que habría que bajar la edad de consentimiento es muchísimo más peligroso que un chabón que se está violando un bebé” afirma el mismo perito en criminología. “Para empezar cometen un crimen con su total falta de apego a las normas ortográficas y sintácticas, y su mala gramática. Después, discutir sobre la paidofilia es totalmente de mal gusto, un asco, y eso es un crimen también… o bueno, debería”.

En una encuesta realizada en toda España el 80% de las personas respondió que “hablar sobre la pedofilia debería estar prohibido” y un 86% que “aquellos paidófilos que se creen con derecho a emitir su opinión son criminales de la peor calaña”. Un experto en sociología de la universidad madrileña corroboró los resultados: “un foro de discusión de internet donde se discute acerca de la paidofilia es peor que el anticristo”. Ya hay polémica.

Proponen en la Real Academia Española que para referirse a los paidófilos no se utilicen los pronombres “Él” o “Ella” sino que se desempolve el querido “Ello”

with one comment

“Hablar de un paidófilo con pronombres masculinos o femeninos puede dar lugar a confusión, ya que cuando hablamos de “él” o de “ella” nos estamos refiriendo a una persona de sexo masculino o femenino, cuando está claro que los pedófilos ni siquiera son seres humanos, mucho menos hombres o mujeres” dijo un académico de la lengua que apoya la reforma sintáctica. “Por eso me parece que lo más correcto para referirse a un pedófilo es utilizar el pronombre ‘aquello’, que es neutro y se utiliza para referirse a lo innominado, a lo animal”. “Por eso cuando uno se refiere a uno de estos organismos es incorrecto decir ‘él se pajeaba con las ecografías de mi feto cuando estaba embarazada” sino que lo apropiado es ‘aquello se pajeaba con las ecografías de mi feto cuando estaba embarazada’. Es un poco dificultoso acostumbrarse, como siempre que se cambia el idioma, pero a los pocos meses no dudo de que todos estaremos hablando con propiedad” concluyó el académico.

Diferencia: porqué la derecha propone fusilar a los paidófilos mientras que la izquierda apoya lobotomizarlos. A quién votar

leave a comment »

Al parecer serían muy diferentes las propuestas de la izquierda y la derecha con respecto a “qué hacer” con las personas con una atracción sexual por los niños de cara a las elecciones de 2011. La derecha, siempre directo a los bifes prefiere “Hacer un análisis obligatorio a los 18 entre todos los habitantes de la nación. Todo aquel que se descubra que tiene la más mínima fantasía con un menor es fusilado. Palo y a la bolsa”. La izquierda, siempre taaaaaan humanitaria ( <3), prefiere la opción más “progre” de lobotomizarles el cerebro, sacándoles lo que el médico “crea conveniente para curar esta enfermedad”.

Polémico: revelan que la cantidad de ladrones, asesinos, mafiosos, corruptos e hijos de puta que usan las redes sociales todos los días sería miles de veces superior a la cantidad de paidófilos que las usan, pero a nadie le importa

leave a comment »

“No sólo las redes sociales, sino que el internet en general es hoy en día el mayor peligro del universo conocido para la juventud” afirma un casi experto que dice saber “una bocha del tema” de la universidad de Michigan. “Millones de ladrones, mafiosos, golpeadores, corruptos, violentos, asesinos, garcas, hijos de puta, enfermos, dementes y pelotudos se conectan todos los días al internet y se calcula que la cantidad de ‘reverendos hijos de puta’ que navegan la web es por lo menos diez veces superior a la de los paidófilos” concluye el estudio del casi experto. “Desde una página de cómo evadir impuestos del Estado hasta las mejores maneras de mentirle a tus padres, los peligros del chico de acceder a sitios donde se cultiva la desidia, la ignorancia, la desinformación, el odio, el racismo, la estupidez, la corrupción, el cinismo, la violencia y el sexismo son inmensos” advierte el informe.

Una costumbre bien cristiana: crear inseguridad, vergüenza y culpa

leave a comment »

 

Decir que el cristianismo fue una de las principales fuerzas conservadoras y retrógradas del último siglo es casi injusto: como todas las cosas, la fe de Cristo tiene sus lados buenos y malos y su labor comunitario y su prédica de amar al prójimo e incluso al enemigo “como a uno mismo” fue toda una revolución en el pensamiento humano, por más que luego las palabras de Jesús fueran interpretadas arbitrariamente por casi todos y casi siempre. Dije “casi injusto” porque no se puede negar que los católicos (no en general, por supuesto, hay católicos que entienden la religión como lo que verdaderamente es: amor hacia el prójimo, y contra ellos no tengo nada) han tenido tantos o más pifies que aciertos. Lo particularmente irritante es esta especie de táctica católica de la culpa. La culpa es central en esta religión. De acuerdo a ella, el pecado puede ser lavado, pero sólo mediante la confesión, el arrepentimiento y la fe, y, por supuesto, la que concede el perdón es la Iglesia.

El cristianismo busca, siempre buscó, generar culpa. Por los actos, pero principalmente por los pensamientos. Pensar puede ser un pecado de acuerdo al credo. Los deseos sexuales pueden ser un pecado capital. Recordemos “no desearás a la mujer de tu prójimo”, “no codiciarás los bienes de tu vecino”, etcétera. Desear, querer algo, puede ser malvado, un pecado. La masturbación es una desviación. Los pensamientos sexuales “impuros” son maliciosos, aún más si son fuera del matrimonio. Este imaginario persistió durante siglos en el pensamiento occidental. Nadie cuestionó durante mucho tiempo que los deseos e impulsos naturales pudieran no ser pecado.

Ahora bien, ¿para qué quiere el cristianismo instaurar la culpa? Bueno, es claro que si hay “pecado” hay culpa, y con ella arrepentimiento, y si hay arrepentimiento hay perdón. ¿Y quién otorga el perdón sino Cristo y su iglesia? Instaurar, primero el pecado donde sólo hay instintos naturales y segundo, la culpa, no es, no fue nunca, más que una táctica evangelizadora, para atraer “pecadores”, “desviados”, al seno de la iglesia en busca de perdón. Lo podemos ver todavía hoy en día, en la tele, donde los pastores que hablan portuñol ordenan: “pare de sufrir”. Su target es el de los que se sienten culpables, los que sufren y se consideran inmorales, anormales, pervertidos. Y para que haya inmorales, anormales y pervertidos primero debe existir la inmoralidad, la anormalidad, la perversión.

Durante cientos de años los cristianos juzgaron a la homosexualidad como una enfermedad, una perversión, una desviación del recto camino de Dios. Al tiempo que ofrecían, por supuesto, el perdón, a cambio de unirse a la fe de Cristo. Se ofrecían “curar” a los gays integrándolos a su credo, pero para eso, para que haya una cura primero debe haber una enfermedad, como bien lo sabe la industria farmacéutica.

Ahora intentan hacer lo mismo con los paidófilos. La prueba: cierto video de youtube sobre lolicón que pueden encontrar fácilmente por google. La táctica es exactamente la misma. Pasa que ahora queda mal decir que los gays son enfermos, así que la Iglesia debe encontrar nuevas víctimas para su programa evangelizador. Debe encontrar nuevas parias, nuevos “enfermos” a los cuales ofrecerle el infinito amor del Señor, personas con baja autoestima, con culpa, de espíritu endeble (acá entra en juego todo el trabajo previo de degradación, humillación, victimización y desprecio por el diferente). La iglesia les ofrece su seno, como madre que consuela en su pecho a su hijo descarriado. Todo con tal de captar creyentes.

El discurso es IDÉNTICO, es EXACTAMENTE el mismo, tan igual que parece calcado. Solamente cambian los argumentos. Intercambien la palabra “pedófilo” por “homosexual” y el discurso es exactamente el mismo: son “enfermos”, “pervertidos”, etcétera, que pueden ser “curados” sólo por el Amor Divino.

Y lo peor es que hay gente que se lo traga. Que cree que detrás de este juicio moralizante hay algo más que prejuicio puro, ignorancia supina y moral rancia. Que cree que DESEAR algo está mal. Que tener pensamientos sexuales (estén dirigidos hacia lo que sea que estén dirigidos) es un pecado. Que existe algo como una “sexualidad normal” y que todas las demás son perversiones.

Ojalá pasemos esta etapa y dejemos de creer, de una buena vez, que alguien se va a ir al infierno por lo que se le venga a la mente a la hora de fantasear.

Teoría y análisis del discurso anti paidófilos: cómo se construye el odio

leave a comment »

 

El discurso anti-paidófilos me fascina por su fuerza, su poder de convencimiento, su incongruencia, su irracionalidad. También por ser tan descaradamente arquetípico: el esquema del discurso es tan estandarizado que casi no permite imaginación. Hagamos un poco de teoría.

El texto es perfecto en el sentido de que es convincente, no verdadero. Un texto discursivo, cuya finalidad última sea la de moldear la opinión de la audiencia, debe ser convincente, no verdadero. Y es un hecho comprobado (por mí) que para ser convincente hay que apelar a los sentimientos, no a la razón. Un demagógo o un político raramente apelan a la inteligencia: se apoyan en la ignorancia y las emociones, y ese es exactamente el caso acá. Un buen texto contra los paidófilos jamás debe apelar a la inteligencia, a los razonamientos o a la lógica, esas cosas no convencen (recuerden que ese es nuestro objetivo) a nadie: debe apelar al prejuicio y sobre todo al asco innato, visceral que las personas sienten por los que tienen una orientación sexual diferente, y especialmente por los paidófilos. Así, un buen (en el sentido de persuasivo) discurso (oral o escrito) contra ellos no debe jamás centrarse en argumentos o razonamientos lógicos sobre la paidófilia o sobre porqué las personas con esta orientación sexual merecen ser detestados: explicar o argumentar es casi una concesión, es entrar en el terreno del otro, escucharlo (para luego refutarlo, sí, pero escucharlo de cualquier modo), elevar al otro a la categoría de persona (algo que a toda costa debemos evitar) que puede entablar una discusión racional. Los paidosexuales están por debajo de los humanos, no merecen ni deben ser escuchados y por eso que dignarse a argumentar, a discutir con ellos es un abusrdo y un desatino si queremos construir un buen discurso, un buen estereotipo.

Como decía, la clave es apelar al asco, no a la razón. Apelar al desprecio y la repulsión que comparte todo el mundo hacia estos pervertidos. Por supuesto, no es el único camino, pero, en mi modesta opinión, es definitivamente le más efectivo.

Ahora bien, ¿qué decir? La respuesta es sencilla: lo que dice todo el mundo. Dijimos que la imaginación no tiene lugar acá y es cierto. Se debe, ante todo, repetir uno por uno todos los clichés, lugares comunes, prejuicios y preconceptos con respecto a estos pervertidos como sea posible. No se le debe dar información al oyente, sino que se le debe confirmar lo que ya sabe o cree. De esa manera se crea seguridad, se refuerza la confianza del lector: es natural que las novedades generen (como primera reacción) sorpresa, estupor, confusión. Por eso, se debe repetir de pe a pa todo lo que el otro espera oír. Esto no significa que no se puedan introducir novedades, por supuesto, pero también, lógicamente, siempre negativas: verbigracia, en vez de violar diez niños los paidófilos violan el doble: veinte. Estas novedades o cosas que el otro no sabía sirven para otorgarle veracidad al texto: si el espectador es sorprendido por algo que no sabía, pero que refuerza o amplía sus prejuicios, tenderá a creer que es verdad y su confianza en el discurso aumentará: a sus ojos, la credibilidad de este crece.

Jamás se debe derribar un mito o prejuicio (sino es para peor, como ejemplificamos antes): los prejuicios son siempre verdad y cuando no lo son, es porque son peores. También por supuesto, se debe apelar a la ciencia. Esto es clave para dilatar la veracidad del discurso. Claro, no a toda la ciencia, ni siquiera a la ciencia de verdad, sino a la que nos conviene, la que nosotros (que no sabemos un pito y jamás tocamos un libro) podemos hacer pasar por ciencia. Lo que digamos no tiene que ser verdad ni mucho menos, tiene que aparentar ser verdad, ser verosímil y presentarlo como un hecho científico irrefutable: verbigracia, “según La Medicina [así con esas palabras] la paidofilia es una enfermedad la cual es castigada por La Justicia en todo el mundo”. O “La Psicología categoriza a estos pervertidos [Usar la mayor cantidad de veces posibles esta palabra] como individuos sádicos, narcicistos y con trastornos mentales diversos incapaces de sentir empatía por sus víctimas [esta frase es genial porque combina dos tácticas en una: mentir y confundir paidofilia con abuso sexual. Y además dicho con toda la autoridad del que sabe]”. Ya está. Perfecto. Las claves son apelar a una “ciencia” o institución superior (La Medicina, La Justicia, La Psiquiatría) y despuiés inventar lo que se nos ocurra.

Al final del texto (esto también es clásico) incluir alguna estadística, números sobre abuso infantil o pornografía infantil. Es OBVIO que si se incluyen es porque tienen algo que ver, ¿no? Por ejemplo, datos sobre la cantidad de niños violados: eso impulsará a la gente a actuar cuánto antes y no a pensar qué carajo tendrá que ver.

¿Cómo decirlo? El estilo es clave. Un buen estilo, una buena prosa, suplanta casi cualquier deficiencia en el texto. Lo potencia y le da vida y poder. Y siendo el discurso antipaidófilo tan magro en ideas, está claro que el estilo lo es todo. Acá hay varias opciones, como en todo, y no me atrevo a decir que una sea mejor que la otra. Son, básicamente, formas de presentar a los pedófilos. Arquetipos. Imágenes preconstruidas que todo el mundo tiene en su cabeza cuando escucha la palabra. Esencialmente son dos.

La primera se reconoce en frases como “esos pobres pervertidos” o “estos enfermitos”. La idea es disminuir a esta gente muy por debajo de la esfera humana: son “enfermitos”, degenerados que toquetean niños porque no pueden mantener relaciones con adultos, son parias, mínimos, despreciables (en todo sentido), pervertidos sin amgiso que tratan de justificar su enfermedad. Cobardes (algo detestable), nimios, excluidos, deprimidos y deprimientes, se prestan a risa y pena, son ridículos, fantoches, risibles. La prosa debe ser casi una burla a estos seres ínfimos que manosean nenes porque se creen chicos, destacar su locura, su enajenación mental, su desapego de la realidad. Es casi como tratar con un adulto retardado que se hace caca en los calzones: se presta a risa, a pena, a desprecio, a asco. Excluidos, parias, locos, mamotretos: seres nimios que merecen ser barridos de la faz de la tierra. Fumigados.

La otra opción es la preferida por Joshua y tantos otros y no cabe duda de que es un maestro de ella: la modalidad paranoica. Los paidófilos son peligrosos, están organizados y vienen por nuestro hijos. La prosa debe ser directa, no recaer tanto en adjetivos sino en verbos. Oraciones cortas, sencillas, aburdas. Se llama a la caza y la quema de todos estos pervertidos mediante verbos tajantes y apelaciones al ahora, al ya. Esa es la clave. Afirmar la existencia de vastas redes de paidófilos dedicados a sescuestrar, violar y torturar niños, redes de pornografía infantil con implicados en el gobierno, la justicia y las altas esferas. Tienen contactos entre ellos y con el poder. Se dedican (es un trabajo casi) a violar niños e intercambiar recuerdos de sus abusos. Es una mafia, una industria gigantesca que mueve miles de millones al año. No tienen remordimientos, piedad ni empatía: violan niños de noche y de día. Son muy peligrosos y si no hacemo algo ya, ahora, van a reclamar sus derechos a violar niños y mañana podríamos estar viviendo en paraíso para estos degenerados. ¿La solución? Exterminio ya, sin piedad, sin dilaciones, encarcelarlos y ejecutarlos antes de que sea muy tarde.

Este discurso se diferencia del anterior, entre otras cosas, por su urgencia, su necesidad de acción ya: estamos en crisis, en las vísperas de un Apocalipsis y ya no hay tiempo para discutir, razonar o argumentar: lo que se necesita es pragmatismo.

Ambos discursos empero, comparten dos supuestos básicos, en el verdadero sentido de la palabra, unas hipótesis de trabajo, los axiomas que guían el discurso y bajo el cual sería imposible o sin el cual perdería mucha de su fuerza:

1)Los paidófilos son abusadores y los abusadores son paidófilos. TODOS.

2)No son humanos.

 

Esto justifica todo lo que viene después: ¿cómo justificar, por ejemplo, el desprecio y la ridiculización de otro sino aceptando que ese otro no es humano? ¿Y cómo se logra esta deshumanización? Ante todo, imponiendo la equivalencia paidófilo-violador. Si se establece esta equivalencia, lo demás viene sólo y es hasta casi lógico: ¿quién osaría defender a un abusador de niños? Nadie, y por eso nadie defiende a los paidosexuales: porque creen que son todos abusadores y por eso su defensa se hace imposible. Además, como lo violadores en general (de niños en especial) no son seres humanos (por aquiescencia de la sociedad), si igualamos ambos conceptos, eso significa que estas “personas” no son  humanos, por simple transitividad de la igualdad.

 

Por otra parte, es necesario crear un mito, ya que no basta con ser un abusador, es vital un arquetipo, un prejuicio, un preconcepto, una idea general y popular de cómo son estos degenerados. Es necesario que sean sádicos, sin empatía, de sangre fría, torturadores de niños, asesinos de bebés. Así, se crea esta especie de imagen, de preconcepto o de concepto popular donde las personas con esta orientación sexual están completa, total e irremediablemente deshumanizados, donde se le atribuyen ciertas características que todos conocen y que saltan a la memoria cada vez que se escucha hablar del tema. Así, estos seres ni siquiera son humanos: son monstruos y eso justifica el discurso y todo lo que sigue al discurso.

Por supuesto, también comparten muchas otras cosas en común: el dislate, la incongruencia, la superficialidad, la enajenación, el desprecio, la trivialidad, el apego por el lugar común, el odio a la lógico, su sostén en el prejuicio, la demagogia, su tono mesiánico, su apego gregario, su prepotencia, la vacuidad de sus ideas, las afirmaciones categóricas, la generalización irresponsable, la demencia, la estolidez.

Son un ejemplo perfecto, de manual, de la demagogia y el golpe de efecto. Carecen de sentido, pero ocultan ese inconveniente con un estilo admirable por su fuera y su capacidad de ocultar completamente, que detrás de esas palabras, de esas frases, no hay nada: absolutamente nada. Las ideas son cáscaras de ideas, huecas por dentro, pero pintadas con colores estridentes. Lo único que hay es odio y prejuicio que intenta, una vez más, gritar para apagar esa vocecita de la razón.

Joshua polémico: “los ideales del Mayo Francés pertenecen a un plano socio-político que el pensamiento posmodernista aniquiló”

leave a comment »

Ya no hay lugar para las revoluciones ni los revolucionarios”, dice, entristecido y reclinado sobre su sillón favorito, Joshua. El lugar es su mansión estilo musulmán del siglo X, cuando los árabes erigieron hermosas e imponentes estructuras durante la ocupación, en las afueras de La Garcha, sobre el mediterráneo.

Estamos en su biblioteca, una ventana abierta deja entrar la cálida brisa del mar, los volúmenes y tomos de enciclopedias y literaturas européas (ahí puedo ver toda una sección dedicada a la prosa inglesa –Kipling, Wilde, Shaw, Stevenson, Conrad- más allá, dos estantes a los germanos –Kafka, Goethe, Schiller, Nietzche, Mann- y podríamos seguir) y americanos llenan por completo las paredes del amplio cuarto. Está acomodado en su sillón, fumando un habano, con una copa de Brandy en la mesita contigua, hojeando un libro que está terminando por estos días (“Revolución burguesa en la estructura feudal”, del historiador irlandés Cumming).

Se lo ve relajado, tranquilo, cómodo: está en su territorio, su lugar, rodeado del saber, donde intenta desentrañar sus misterios según dice: con humildad, pero también con pasión, “como corresponde” afirma con seguridad. Luego larga la primera polémica: “El mundo coetáneo, posmodernista y trivializado aniquiló, enajenando de su esencia, el espíritu de las revoluciones liberales” dice, sabiendo que sus palabras son polémicas, controversiales, que tal vez le granjearán insultos y refutaciones. A él no le importa: el fundamento de su pensar está perfectamente delineado, trazado, sus argumentos son nítidos y claros. Sigue con sus dardos: “a partir del estructuralismo de Strauss y Focault la historia toma claramente una posición anti-marxista, única, donde abstracciones ajenas a la realidad trascendente del individuo empezaron a corporizarse de manera casi ontológica, desgarrando el sentido de necesidad de cambio, de revolución que instauraron los grandes pensadores del siglo XVII y XVIII”. Se detiene un segundo y fuma de su habano. El humo gris, liviano, inunda la habitación. Me mira, incisivo: sabe que lo que acaba de decir es polémico, controvertido, hereje lo considerarían muchos. Espera una reacción ante semejante osadía de pensamiento. Yo, intentando digerir la profundidad de su discurso, escapo a su mirada penetrante y dejo que mis ojos vaguen por la enorme biblioteca. Localizo un volumen que me llama la atención: “Vanguardias del siglo XX”, del artista y crítico de arte Le Garomp. Lo comento. Afirmo que siempre lo había imaginado más apegado al clasicismo en el arte que a la avant-garde. Se ríe juguetonamente, con una sonrisa me contesta: “Puede ser. Esa impresión es común según me han dicho. Pero considero que un pensamiento revolucionario sólo puede ir acompañado de un arte revolucionario”. La coherencia de su inteligencia me ruboriza: en el ideal de artistas como Sastre o el mismo Le Garomp, considera que arte (o por lo menos un arte) y rebelión son lo mismo. Sus referencias eruditas continúan: “a partir del pop-art, o aún antes, yo diría a partir del expresionismo abstracto, se ve un quiebre, una fisura en la relación dual, esencial, entre Yo y Sociedad. A partir de entonces se crea una brecha, que trasciende ampliamente la esfera externa, política –o lo que el filósofo sueco Larv denominó ‘Campo del actuar’- y que se ubica en un lugar más, por así decirlo, psíquico, de irrealidad insustancial pero coherencia interna. Esa es la gran diferencia. Proceso que por supuesto abarca las décadas de la afirmación de la megalópolis como ‘campo del actuar’ por excelencia”.

La profundidad de su pensamiento me abruma y, porqué no admitirlo, excita. Joshua me mira y espera una respuesta, de aquiescencia, refutación o duda. Su saber me excita y le propongo ir a su pieza, aprovechando la soledad de su casa, para seguir discutiendo más tranquilos en su cama. Él me mira, se ríe y dice “cómo no”. Y nos vamos. El resto, imagínenselo ustedes.

Tendencia: este verano tampoco volverían a causar furor ni los pechos grandes ni las arrugas entre los paidófilos

leave a comment »

Los expertos vaticinan que el 2010 será un año en el que “los pechos grandes, los traseros generosos, las cinturas marcadas y el desarrollo hormonal continuarán sin encontrar arraigo en los gustos de los paidófilos heterosexuales”. “En ese sentido, este año será exactamente igual al anterior y a todos los demás: los paidosexuales seguirán prefiriendo a una niña completamente plana de adelante que a una jovencita toda desarrollado con busto generoso. Una pena, pensábamos que la moda iba a cambiar, pero no” concluyen.

Sociologos preveen que en la década que empieza la Ilustración estará más out que nunca pero que causarán furor la desnutrición infantil y el cine en 3D

leave a comment »

Un grupo de reputados sociólogos tuvo a cargo la confección de lo que, en su opinión, constituirá lo in y lo out de la década (la segunda del siglo XXI) que ya llegó. Al parecer, la filosofía, la discusión civilizada y el espíritu de la Ilustración y el positivismo ya estarían completamente out en la lista de tendencias. En cambio, para la década que comienza se espera que el consumo desenfrenado en shoppings, el racismo y la xenofobia y el cine en 3D causen furor en los países desarrollados, mientras que el hambre, la desnutrición y el analfabetismo constituirán todo un boom en el resto del mundo.

Por otra parte un grupo de pensadores contrario respondió al estudio diciendo que era “una pelotudez”, y afirmó que “la mentira del cine en 3D se acaba en dos o tres años. Donde está la guita ahora es en los videojuegos 3D y los e-reades”. Ya hay polémica.

Hablamos con Steven McCock, nuestro amigo “cazador” de pedófilos en su cacería del machu-pichu

leave a comment »

Ya podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que es un amigo de la casa. Es, casi, tan famoso como Susan Boyle -pero más lindo (y enjuto). Nos referimos por supuesto a Steven McCock, nuestro gran amigo cazador de pedófilos, al cual entrevistamos durante unas de sus rondas nocturnas cazando pedófilos en el Machu-Pichu. No quisimos molestarlo demasiado, pues sabemos de las dificultades de su trabajo, pero igual -porque es copado y le gusta mi pija- nos concedió unas pocas palabras que en exclusiva el blog PORLAVERDAD3 les trae. Estas son sus declaraciones, mientras estabamos ocultos detrás de un paredón derruido de una pirámide inca rodeados por la selva y los pedófilos.

 

-Entrevistador (E): Buenas señor McCock.

 

-Steven McCock, cazador de pedófilos (MC): Shhh, callate pelotudo que nos van a descubrir.

 

-E: ¿Habla de los pedófilos?

 

-MC: Si boludo de quién va a ser. Mis expedicionarios (me gusta decirles así) me dicen que están por acá cerca, en la selva, rondando entre los árboles.

 

-E: Oh, perdón.

 

-MC: Na, todo bien, sos novato en esto de cazar pedófilos, así que todo benbenuto. Según los reportes que me llegaron los paedos parece que están saliendo de noche, con la luna, a tomar agua al río y a acicalarse con su manada.

 

-E: ¿Tiene pensado atacar su madriguera?

 

-MC: Perame un segundo (abre la laptop y hace doble clic en el programa “Emule”. Se ve una cola de unos 30 archivos bajándose. Llego a leer el nombre del primero: “Juanito picarón toma la merienda”). Este sí, este es mi material de caza viste. Estaba pensando en usarlo como cebo, cerca de su guarida, para atraerlos con el olor de la PI. En realidad es un garlito falso, la verdadera me la quedo yo JUA.

 

-E: ¿Tuvo mucha suerte con la cacería hasta ahora?

 

-MC: La verdad que no… O no me acuerdo, no sé no nos pudimos quedar ni una sola noche sobrios. Yo sospecho que debe ser una conspiración de la mega-asociación-anillo-internacional-archi-secreta-underground-ultra-localocaloca-masiva-red-mundial-ultra-oculta-sectaria-escondida-conparticipantesgrososypoderososenaltasposicionesdelpoder-mega-red-global-y-anillo-internacional de pedófilos, que como todos saben (y su nombre lo indica) opera en las sombras, que nos envenenaron las pequeñas copillas que, como todos los caballeros, nos tomamos antes de la vigilia de la caza. Sí, sin duda.

 

-E: O sea que hasta ahora… nada.

 

-MC: ¡A no desesperar mi bravo capitán! Tómese esta copilla que la noche es larga y los paedos muchos. (abre el Emule y empieza a bajar “Manuelito se come un pancho”)

 

-E: Si usted insiste…

Informe exclusivo: porqué los heterosexuales roban matan violan torturan engañan corrompen y contaminan pero sin embargo los enfermos son los pedófilos

with 2 comments

Veamos:

Hitler: heterosexual
Bush: heterosexual
Mussolini: heterosexual
Videla: heterosexual
Calígula: heterosexual
Millones y millones de anónimos que todos los días envenenan el mundo, roban a los pobres, matan a su prójimo, violan a sus mujeres, mienten a la justicia, torturan al diferente, esclavizan a niños, mujeres y hombres: heterosexuales

Y sin embargo, los “enfermos” son los pedófilos.

Los heterosexuales destruyen y envenan al mundo; los heterosexuales fueron responsables de todas las grandes masacres, genocidios, asesinatos, guerras, expoliaciones y matanzas de todas las épocas y de esta también. Sin embargo, los “enfermos” son los pedófilos.

De enserio, ¿se creen mejor?

Una buena: el lolicón reemplaza a la pornografía infantil

leave a comment »

sdffg

Así es:

Como ven, desde 2004, la cantidad de gente buscando en google “child porn” (es decir, “pornografía infantil”) vio un inexorable descenso, mientras que la cantidad de personas buscando “lolicon” (pornografía infantil simulada) sufrió un imparable ascenso.

¿Qué significa esto? ¡Menos pornografía infantil y más lolis para todos!

Particularmente me alegro, ya que el lolicón es un sano e inofensivo reemplazo para el material real, que se produce con niños reales. En cambio, el lolicón al ser exclusivamente dibujitos animados o generados por computadora no significan un daño para los niños, lo cual es algo loable.

Insisto en que se debe apoyar la difusión del lolicón como un reemplazo seguro e inofensivo a la verdadera pornografía infantil, hecha con niños REALES. ¡Si le brindamos a la gente una alternativa como el lolicón, que es exclusivamente producto de la imaginación, estaremos haciendo más para combatir la pornografía infantil que metiendo a simples consumidores presos!

¡Apoyemos el lolicón!

La brutal estupidez de comparar a la paidofilia con el terrorismo

Cuando tengo ocasión de leer algunas discusiones sobre paidofilia, que por otra parte no son más que diatribas contra los paidófilos, a menudo me encuentro con que, tarde o temprano, se menciona al terrorismo.

Esto me parece una idiotez, una pelotudez, una mongolada gigantesca. Para empezar, la paidofilia es una orientación sexual, mientras que el terrorismo es, según la RAE: “Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror”. Ahora me pregunto, ¿cómo siquiera se pueden comparar ambas cosas? ¿Cómo se puede comparar una orientación sexual, como puede ser la heterosexualidad, la homosexualidad o la paidofilia, con el deseo de hacerle daño a los otros, de ejercer terror mediante la violencia? ¿Cómo siquiera se puede establecer una comparación entre el AMOR y el ODIO? ¿Entre la ATRACCIÓN y la REPULSIÓN? Un paidófilo es alguien que se siente atraído sexualmente hacia los niños, pero no significa que jamás le haya hecho daño a uno ni que lo desee. En cambio, un terrorista, por definición, busca hacerle daño a otros. Un paidófilo verdadero, un child lover, ama a los niños, mientras que un terrorista los odia si pertenecen a un grupo enemigo. Está clarísimo que son totalmente opuesto.

Leí el siguiente razonamiento:

Los pedófilos AMAN ALGUNAS PERSONAS

Los terroristas ODIAN ALGUNAS PERSONAS

¿Cómo pueden ser comparables?

Por otra parte, se hace la analogía del activismo paidófilo con el activismo pro-terrorismo. Esto también es absurdo y ridículo. El activismo pro-paidofilia no sólo es completamente legal, sino que además, no busca el odio o la muerte, sino la ACEPTACIÓN Y EL RESPETO HACIA EL DIFERENTE. Mientras que el terrorismo busca la muerte de los diferentes, el activismo paidófilo busca el RESPETO hacia el diferente. Una vez más, opuestos completamente, como agua y aceite. El activismo paidófilo busca que se RESPETE a las personas con una orientación sexual diferente, busca acabar con la DISCRIMINACIÓN Y LA CENSURA. ¿Cómo se lo puede siquiera comparar a eso con la búsqueda del terror?

Como vemos, paidofilia y terrorismo, son dos cosas que no tienen absolutamente nada, nada que ver y que sólo la estupidez de la gente une ocasionalmente. La paidofilia se trata del AMOR y el cariño, mientras que el terrorismo de la muerte y la destrucción. ¿Cómo se los puede comparar?

Borges escribió:

“La palabra problema puede ser una insidiosa petición de principio. Hablar del problema judío es postular que los judíos son un problemaes vaticinar (y recomendar), las persecuciones, la expoliación, los balazos, el degüello, el estupro y la lectura de la prosa del doctor Rosenberg. Otro demérito de los falsos problemas es el de promover soluciones que son falsas también. A Plinio (Historia Natural, libro VIII) no le basta observar que los dragones atacan en verano a los elefantes: aventura la hipótesis de que lo hacen para beberles toda la sangre que, como nadie ignora, es muy fría”

(Otras inquisiciones, 1960)

Hablar del problema pedófilo es postular que la pedofilia es un problema, es postular que ser pedófilo es un problema, es recomendar su solución (o la falta de esta).

Hablar de “solución” con respecto a los pedófilos es sostener que, para empezar, ser pedófilo es un problema, lo cual es a todas luces totalmente falso: es una ORIENTACIÓN SEXUAL, un orgullo, una orientación sexual diferente, NO un problema.

Decir que “los pedófilos no tienen arreglo” es una dictaminar una SOLUCIÓN FALSA A UN PROBLEMA INEXISTENTE.

¿Acaso no podemos ser pedófilos sin hacerle daño a nadie? ¿Qué problema hay en tener una orientación sexual diferente? ¿Acaso NO SE PUEDE SER DIFERENTE? Repito: si no se le hace daño a nadie, ¿Cuál es el problema? ¿¿Que alguien tenga una inclinación diferente??

Cervantes:

“No es bien que los hombres honrados sean verdugos de los otros hombres, no yéndoles nada en ello”

(Quijote, Primera parte, XXII)

¿¿ACASO VERDADERAMENTE SE CREEN VERDUGOS, MEJORES, SÓLO POR LA TRIVIALIDAD DE TENER OTRA ORIENTACIÓN SEXUAL??

LA PAIDOFILIA NO TIENE “SOLUCIÓN” POR LA SENCILLA DE QUE NO ES UN PROBLEMA, ES UNA ORIENTACIÓN SEXUAL DIFERENTE, NO UN PROBLEMA. PROBLEMAS SON LA POBREZA, LA INDIGENCIA, LA DESNUTRICIÓN INFANTIL, EL ABUSO DE NIÑOS, LAS VIOLACIONES, NO LA PEDOFILIA QUE ES UNA ORIENTACIÓN SEXUAL.

Lo que verdaderamente me rompe soberanamente las pelotas: pedófilos que buscan ser “normales” para conformar a la sociedad, que buscan la aceptación de la misma por algo que no son, cuando en realidad, no importa lo que hagan, siempre van a ser detestados

234
Esto verdaderamente me pone ENFERMO. Pedófilos que buscan ser “NORMALES”, que buscan “HACER FELIZ” a la sociedad, que buscan ser “ACEPTADOS”, pero no POR LO QUE SON, sino NEGÁNDOSE, PONIÉNDOSE UNA MÁSCARA para parecer “NORMALES”, FINJIENDO SER ALGO QUE NO SON.

Esta clase de estúpidos creen que la paidofilia es una “enfermedad” y que ¡¡¡PARA SER FELICES, DEBEN SER NORMALES!!! Esta gente cree que ESTÁ BIEN NEGARSE, PONERSE UNA MÁSCARA, FINGIR SER ALGO QUE NO SE ES. ¿¿Acaso no luchamos con todas nuestras fuerzas por el ORGULLO de ser paidófilos?? ¿¿Acaso un homosexual se siente AVERGONZADO de su condición sexual?? ¿¿Y porqué deberíamos nosotros hacerlo?

Haber si se les mete en la cabeza:

SER PEDÓFILO NO ESTÁ MAL, NO ES UNA ENFERMEDAD, ES UNA ORIENTACIÓN SEXUAL COMO CUALQUIER OTRA Y MIENTRAS NO SE LE HAGA DAÑO A NADIE SE DEBE VIVIR COMO ORGULLO. LA VERGÜENZA ES ABUSAR O DAÑAR A LOS NIÑOS. SER DIFERENTE NO ES VERGÜENZA.


LO IMPORTANTE ES SER UNO MISMO.


¿LASTIMASTE A ALGUIEN? ¿NO? ¿¿Y ENTONCES PORQUÉ LLORÁS?? ¿¿Y ENTONCES PORQUÉ SENTÍS VERGÜENZA?? ¿¿A QUIÉN LE HICISTE DAÑO?? LOS ÚNICOS QUE HACEN DAÑO SON ELLOS.

Lo que verdaderamente me rompe soberanamente las pelotas: pedófilos que buscan ser “normales” para conformar a la sociedad, que buscan la aceptación de la misma por algo que no son, cuando en realidad, no importa lo que hagan, siempre van a ser detestados

Esto verdaderamente me pone ENFERMO. Pedófilos que buscan ser “NORMALES”, que buscan “HACER FELIZ” a la sociedad, que buscan ser “ACEPTADOS”, pero no POR LO QUE SON, sino NEGÁNDOSE, PONIÉNDOSE UNA MÁSCARA para parecer “NORMALES”, FINJIENDO SER ALGO QUE NO SON.

Esta clase de estúpidos creen que la paidofilia es una “enfermedad” y que ¡¡¡PARA SER FELICES, DEBEN SER NORMALES!!! Esta gente cree que ESTÁ BIEN NEGARSE, PONERSE UNA MÁSCARA, FINGIR SER ALGO QUE NO SE ES. ¿¿Acaso no luchamos con todas nuestras fuerzas por el ORGULLO de ser paidófilos?? ¿¿Acaso un homosexual se siente AVERGONZADO de su condición sexual?? ¿¿Y porqué deberíamos nosotros hacerlo?

Haber si se les mete en la cabeza:

SER PEDÓFILO NO ESTÁ MAL, NO ES UNA ENFERMEDAD, ES UNA ORIENTACIÓN SEXUAL COMO CUALQUIER OTRA Y MIENTRAS NO SE LE HAGA DAÑO A NADIE SE DEBE VIVIR COMO ORGULLO. LA VERGÜENZA ES ABUSAR O DAÑAR A LOS NIÑOS. SER DIFERENTE NO ES VERGÜENZA.

LO IMPORTANTE ES SER UNO MISMO, ACEPTARSE.

¿LASTIMASTE A ALGUIEN? ¿NO? ¿¿Y ENTONCES PORQUÉ LLORÁS?? ¿¿Y ENTONCES PORQUÉ SENTÍS VERGÜENZA?? ¿¿A QUIÉN LE HICISTE DAÑO?? LOS ÚNICOS QUE HACEN DAÑO SON ELLOS.

A %d blogueros les gusta esto: