All of old. Nothing else ever. Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better.

Nothing else ever

Posts Tagged ‘lewis carroll

El famoso perfil de un pedófilo del que todos hablan

 

Aquí lo tienen. Este es el perfil definitivo de un pedófilo. Gran perfil, ¿verdad?

 

Definición de amor

Niña de pura y despejada frente

en cuyos ojos brillan el asombro de un sueño:

aunque el tiempo pase raudo y quiera

que media vida me separe de la tuya,

tu tierna sonrisa acogerá con gozo

el regalo, lleno de amor, de un cuento.
¡Ven pronto y escucha pues! Antes de que esa voz

venga a anunciar la terrible nueva

¡y ordene acostarse a la melancólica joven

en ese lecho que tampoco desea!…
Amada: no somos más que niños grandes

que se agitan en vano cuando llega la hora de dormir.
Afuera, triunfan los hielos y azotan las nieves

brama la locura desatada del vendaval!…
Dentro, nos acoge el rescoldo del hogar

y el nido feliz de la niñez.
Quedarás prendado por las mágicas palabras;

dejará de atemorizarte el furor de la tormenta.

Y aunque la sombra de un suspiro

quizá lata a lo largo de la historia,
añorando esos “alegres días de un estío de antaño”

y el recuerdo desvanecido de un verano ya pasado…
no ajará con su infeliz aliento la gracia encantada de nuestro cuento.

Lewis Carroll

(1871)

Written by porlaverdad3

21/02/2011 at 14:00

Publicado en Miscelanea

Tagged with

Déjà vu: Porqué los homosexuales opinan que los paidófilos son “pervertidos con una sexualidad anormal”

leave a comment »

“Enamorarse y sentir atracción por personas del mismo sexo es algo completamente normal y natural. Uno se puede enamorar y querer a otro hombre y querer chupar un sobar un pene bien peludo, eso es completamente normal. En cambio enamorarse de una niña no, es algo completamente anormal, pervertido y perverso” dijo un representante de la comunidad LGBT (Lesbiana-Gay-Bisexual-Travesti) española. “Nadie elige ser homosexual, en cambio ser paidófilo se elige y es una perversión que sólo puede ser tratada con medicamentos” continúa. “La paidofilia es una degeneración hereditaria producto de genes defectuosos” afirma un grupo de homosexuales. Otros opinan que “problemas psicológicos o experiencias anormales en la infancia, como exceso de masturbación, falta de una figura paterna o experiencias del tipo durante la niñez pueden provocar esta desviación”. Todos coinciden en que se trata de “una desviación anormal de la verdadera naturaleza humana”. Sobre la pregunta de si todos los paidófilos son iguales dicen “sí, son exactamente todos iguales y no hay que hacer ninguna diferencia entre ellos puesto que absolutamente todos son pervertidos desalmados y todos los prejuicios son completamente ciertos y verdaderos”.

Durante toda la entrevista tuvimos una extraña sensación de Déjà vu que no sabríamos explicar.

Libro esencial que todo paidófilo debería leer: la biografía de Lewis Carroll por Morton N. Cohen

leave a comment »

Las hermanas Lidell fotografiadas por Dodgson

Este libro es fantástico. Es sencillamente el mejor volumen que van a poder encontrar para comprender a este que fue el más grande paidófilo de la historia. Es voluminoso en todo sentido: con casi 700 páginas contiene todo lo que podríamos querer saber para conocer a esta gran persona que por lo menos yo, admiro tanto. Y no sólo eso: también contiene las fotos de, no sólo Charles Dodgson (que son abundantes y nos muestran que fue una persona muy apuesta), sino también de sus amiguitas, de las niñas a las que fotografió, con ropa y sin ella, en adorables y hermosísimas poses. Los retratos de niñas son un tema aparte, porque difícilmente puedan ver fotos de niñas tan hermosas, dulces y adorables como las que acompañaron a Charles durante su vida.
 
 
 
 
 

Otra hermosísisisisisima foto de Alice

Otra de las amiguitas de Dodgson fotografiada por él

En sus mismas palabras: “Su inocente inconsciencia es muy hermosa; produce una sensación de reverencia, como si estuviésemos en presencia de algo sagrado”

Es un libro glorioso, que todo aquel que ame verdaderamente a las niñas debería tener en su biblioteca, para comprender la vida de alguien que las quiso de verdad, que jamás les hizo daño de ninguna forma, que siempre las respetó y las cuidó, alguien a quien ellas siempre recordaron con aprecio y cariño. Y me parece que ESE, el amor de una niña, es el mejor regalo que una persona (ya no un paidófilo puede tener). Porque AMAR es muy fácil. Cualquiera puede amar y casi todos aman a alguien. Ahora, SER AMADO, es otra cosa muy distinta. Y RECIBIR EL CARIÑO Y EL APRECIO DE UNA NIÑA ES EL TESORO MÁS GLORIOSO, MÁS BELLO QUE CUALQUIERA PUEDA TENER.

La demencia de la sociedad: alguien que asesina/tortura/lastima a un niño lo hace porque es “paidófilo”

leave a comment »

Esto es demencia absoluta. Por supuesto, sería estúpido negar que existen casos tristemente célebres de paidófilos que mataron o le hicieron un gran daño a un niño, pero ¿¿esto LO HICIERON A CAUSA DE SU ORIENTACIÓN SEXUAL o A CAUSA DE UN TRASTORNO MENTAL?? Hay millones (incluso diría que el porcentaje es muchísimo mayor) de “hombres” heterosexuales que maltratan/golpean/violan/asesinan mujeres, pero NADIE DICE QUE LO HACEN POR CULPA DE SER HETEROSEXUALES. Esto es demente. Si un hombre heterosexual asesina una mujer, ¿¿acaso lo hace por ser heterosexual?? Está claro que NO. Lo hace porque es un criminal o un enfermo o tiene un grave problema psíquico o sabe Dios qué. Es completamente ilógico decir que la mató por ser heterosexual. Del mismo modo, es una INSANÍA decir que una persona por ser paidófilo va a asesinar/violar/torturar/hacerle daño a un niño solamente a causa de su orientación sexual. Es una ridiculez gigantesca. Si lo hace es porque es un enfermo o un criminal o una persona con un grave trastorno psíquico, pero NO por ser paidófilo. Ser paidófilo no te hace ser un violador/asesino/etcétera. La gran mayoría de los paidófilos no lo son y estoy seguro de que no tienen el más mínimo deseo de serlo, como cualquier persona cuerda. Ser paidófilo no te hace ser un criminal o un lunático. La orientación sexual que uno tenga no afecta nada la, digamos, constitución moral que ya tenía previamente uno. Del mismo modo que ningún hombre le hace daño a una mujer por ser heterosexual, ningún paidófilo le hace daño a un niño por ser paidófilo. Las razones como ya dijimos son probablemente problemas y trastornos mentales, y no la orientación sexual.

Revelador: ahora dicen que entre los pedófilos habría tantos criminales, lacras, idiotas, garcas, pelotudos, infelices e inútiles como en cualquier otro grupo humano

leave a comment »

“Al parecer, ser paidófilo no te convierte en santo, ni en la Madre Teresa de Calcuta ni en Einstein” dice, informalmente, un académico encargado del estudio que comparó a grupos humanos de personas con diferentes orientaciones sexuales. “Descubrimos que entre los paidófilos la cantidad de imbéciles, garcas, sanguijuelas, intragables, delincuentes, hijos de mil putas, miserables y pelotudos es más o menos la misma que entre los grupos de ‘heterosexuales’ y ‘homosexuales’” La investigación es reveladora: “Al parecer, a la hora de ser tanto un pelotudo infeliz como un garca mal parido, la naturaleza no hace distinción entre orientación sexual, credo, color de piel, nacionalidad, partido político o equipo de fútbol. Se puede ser un gay corrupto y chupa sangre como un paidófilo progre e intelectual. Hay de todo” dice el investigador mientras concluye con un “Qué loco, ¿no?”.

Porqué la revista Barcelona es tan estúpida e ignorante con respecto a la paidofilia como los mismos medios a los que critica

leave a comment »

Supongo que los de Barcelona creerán que es “cool” o “progre” llamar a los paidófilos “abusadores” o decir que son unos “pervertidos”, como si eso no fuera exactamente lo mismo que dicen absolutamente todos los medios masivos. Claro, porque discriminar a una persona por su orientación sexual es re de izquierda, ¿no?

Barcelona comete tres enormes errores:

1) Confundir paidófilo con violador. Primero que nada, son dos cosas totalmente opuestas. No voy a empezar de nuevo por vez millonésima a enumerar las diferencias (ya lo habré dicho MILES de veces en este blog), pero no todos los paidófilos abusan de niños y recíprocamente, una buena proporción de lo que lo hacen son heterosexuales y/o homosexuales, no paidófilos.

2) Decir que la paidosexualidad es una perversión. NO ES una perversión. Es una orientación sexual diferente. No existe ningún criterio objetivo y científico por la cual una determinada atracción (por ejemplo, por personas del mismo sexo o por niñas) deba ser una “perversión”. En todo caso, el único criterio es el prejuicio y la ignorancia. Los paidófilos son personas normales y ningún estudio logró determinar una correlación entre tener esta atracción o algún tipo de perturbación mental (pueden consultar el harmful to minors o la página web b4uact). Por otra parte, existe el evidente FASCISMO de suponer que ALGUNOS tienen derecho a estipular qué atracción es “sana” y qué atracción es “enferma”. Fascismo puro. Nadie tiene derecho a decir que tal persona es un enfermo por amar a una niña, lo que sentimos personalmente es nuestro y es fascista querer juzgar a otra persona por su atracción sexual. Un paedo se puede enamorar de una niña tanto como un adulto de una mujer, y el amor por los niños NO significa (como dice Barcelona) abusar de ellos o “vejarlos”, como repiten. Un paedo responsable jamás tendría relaciones con una niña ya que para él lo más importante es la amistad y el cariño de su niña.

3) Relacionar de forma totalmente falsa e irracional paidofilia y derecha. Para la revista Barcelona, la paidofilia es de derecha. No sólo eso, sino que también es católica: por ejemplo, un sacerdote que abusa de un niño no es un abusador, sino un paidófilo. Esto es infinitamente falso. Del mismo modo que violar a una mujer no lo hace a uno heterosexual (a menos que aceptemos que ser heterosexual significa violar mujeres) abusar de un niño no lo hace a uno paidófilo. Un verdadero pedo jamás abusaría de una niña porque son lo que más ama en el mundo.

Y creer que la paidofilia es de derecha es la ESTUPIDEZ más gigantesca del mundo. Es tan pelotudo e insensato que no tiene contestación posible. Es prejuicio puro, prejuicio al cien por ciento. No tiene ningún asidero, nada que analizar, es completamente estúpido y tarado creer que por ser paidófilo uno es de derecha o conservador o lo que sea. Es completamente tarado, es un prejuicio idiota que no tiene el más mínimo viso de realidad. Curiosamente conozco a un paidófilo socialista y ninguno de derecha, así que vean ustedes. La gran mayoría de los que conozco son chicos comunes y corrientes que defienden la libertad y el respeto por las minorías. Abominan de la ignorancia y de la discriminación.

Creo que nadie se sorprendería si dijera que me gusta la Barcelona, de hecho todo el humor del blog está robado (en cuanto a estilo) de ellos. Y es justamente por eso, que me duele muchísimo ver cómo difunden los mismos prejuicios que el resto, de creerse superior sólo por su orientación sexual. Conozco gays que son muchos más tolerantes que ellos. La verdad, es que creer que uno por ser paidófilo es un garca que votó a Macri, es una pelotudez gigantesca y sobre todo: ES PRE-JUI-CIO.

La COMPLETA y ABSOLUTA DEMENCIA de la sociedad: “Lewis Carroll NO era pedófilo. ¿Demostración? Amaba a las niñas”

leave a comment »

Un nuevo “libro” (no me atrevo a darle ese calificativo) afirma que Lewis Carroll NO era paidófilo. ¿Cómo lo demuestra? ¡¡¡Diciendo que ayudaba y quería a las niñas!!!

Esto es simplemente un ejemplo más de la absoluta y completa DEMENCIA por parte parte de la sociedad, una sociedad para la cual paidófilo es SINÓNIMO de ABUSADOR y VIOLADOR y TORTURADOR de niños. Una sociedad que cree que un paidófilo no sólo no ama, sino que, además, odia y abusa de los niños. Una completa y absolutísima ignorancia de los términos, de la mentalidad paidófila, de la personalidad paidófilo, de todo tipo de regla o razonamiento lógico, un vacío completo de empatía.

Pero sobre todo IGNORANCIA. IGNORANCIA, IGNORANCIA Y MÁS IGNORANCIA. Simplemente para que vean el grado de ignorancia brutal, atroz, y cómo la palabra “paidófilo” ya no significa más “amante de los niños” (como lo pensaron los griegos) sino “animal que detesta y lastima a los niños”. Locura absoluta más allá de toda comprensión.

Nada que ver: ahora dicen que la ola de “libros” e “investigaciones” que niegan terminantemente que Lewis Carroll fuera paidófilo “no tendría nada que ver” con el estreno de la película de Disney

with one comment

Gracias a la compañía multinacional Disney ahora sabemos que Lewis Carroll NO era pedófilo

“Naaa, ni ahí. NADA QUE VER” afirma un alto ejecutivo de Disney latino sobre el supuesto rumor de que una companía multinacional enfocada a las familias, como Disney, habría “financiado” las recientes “investigaciones” y libros sobre el escritor Charles Dodgson (más conocido como Lewis Carroll), en donde se niega y refuta el “mito” de que el famoso matemático y literato se sintiera atraído por las niñas. “El hecho de que los libros salgan justo cuando estrenamos una película de “Alicia” y de que sería muy mala prensa hacer un filme para niños escrito por un pedófilo no tendría absolutamente nada que ver, son unos mal pensados. Los libros son totalmente objetivos y de ningún modo pusimos plata para cambiar la imagen popular de Carroll para poder vender más películas y dvds. Nada que ver”.

Nada que ver: ahora dicen que la ola de “libros” e “investigaciones” que niegan terminantemente que Lewis Carroll fuera paidófilo “no tendría nada que ver” con el estre

PANEGÍRICO A LEWIS CARROLL

carroll and alice kissing

Lewis Carroll fue matemático, escritor, fotógrafo y, sobre todo, GIRL LOVER. Como matemático, dio clases en la universidad de OXFORD, una de las más prestigiosas del mundo. Como escritor, creó una de las más bellas fantasías de la literatura: Alicia en el país de las maravillas. Como fotógrafo, estampó en imágenes la belleza de las niñas. Y como girl lover amó y trato con dulzura y devoción a todas las niñas. Pero siempre tuvo un lugar especial en su corazón para Alice Lidell, su amor, que conoció cuando ella tenía 4 años. A ella le dedicó las novelas de Alicia.

FUE UNA PERSONA INTELIGENTE, CREATIVA Y BUENA QUE AMÓ A LAS NIÑAS COMO POCOS. Fue un verdadero girl lover. Gran matemático y gran escritor. Pero yo creo que, si hoy viviera, querría que se lo recordara como alguien que, antes que nada, antes que todo, antes que su inteligencia su genio y su creatividad, fue alguien que amó a las niñas: un GIRL LOVER.

DEDIQUÉMOSLE NUESTROS RESPETOS AL QUE FUE UNO DE LOS MÁS ILUSTRES PAIDÓFILOS DE LA HISTORIA.

C. L. Dodgson, más conocido como Lewis Carroll, según Jorge Luis Borges

En el capítulo segundo de su Symbolic Logic (1892), C. L. Dodgson, cuyo nombre perdurable es Lewis Carroll, escribió que el universo consta de cosas que pueden ordenarse por clases y que una de estas es la clase de cosas imposibles. Dio como ejemplo la clase de las cosas que pesan más de una tonelada y que un niño es capaz de levantar. Si no existieran, si no fueran parte de nuestra felicidad, diríamos que los libros de Alicia corresponden a esta categoría. En efecto, ¿cómo concebir una obra que no es menos deleitable y hospitalaria que Las mil y unas noches y que es asimismo una trama de paradojas de orden lógico y metafísico? Alicia sueña con el Rey Rojo, que está soñándola, y alguien le advierte que si el Rey se despierta, ella se apagará como una vela, porque no es más que un sueño del Rey que ella está soñando. A propósito de este sueño recíproco que bien puede no tener fin, Martin Gardner recuerda cierta obesa, que pinta a una pintora flaca, que pinta una pintora obesa que pinta una pintora flaca, y así hasta lo infinito.

La literatura inglesa y los sueños guardan una antigua amistad; Beda el Venerable refiere que el primer poeta de Inglaterra cuyo nombre alcanzamos, Caedmon, compuso su primer poema en un sueño; un triple sueño de palabras, de arquitectura y de música, dictó a Coleridge el admirable fragmento de “Kubla Khan”; Stevenson declara que soñó la transformación de Jekill en Hyde y la escena central de Olalla. En los ejemplos que he citado, el sueño es inventor de poesía; son innumerables los casos del sueño como tema y entre los más ilustres están los libros que nos ha dejado Lewis Carroll. Continuamente los dos sueños de Alicia bordean la pesadilla. Las ilustraciones de Tenniel (que ahora son inherentes a la obra y que no le gustaban a Carroll) acentúan la siempre sugerida amenaza. A primera vista o en el recuerdo las aventuras parecen arbitrarias y casi irresponsables; luego comprobamos que encierran el secreto rigor del ajedrez y de la baraja, que asimismo son aventuras de la imaginación. Dodgson, según se sabe, fue profesor de matemáticas en la Universidad de Oxford; las paradojas lógico-matemáticas que la obra nos propone no impiden que esta sea una magia para los niños. En el trasfondo de los sueños acecha una resignada y sonriente melancolía; la soledad de Alicia entre sus monstruos refleja la del célibe que tejió la inolvidable fábula. La soledad del hombre que no se atrevió nunca al amor y que no tuvo otros amigos que algunas niñas que el tiempo fue robándole, ni otro placer que la fotografía, menospreciada entonces. A ello debemos agregar, por supuesto, las especulaciones abstractas y la invención y ejecución de una mitología personal, que ahora venturosamente es de todos. Queda otra zona, que mi incapacidad no entrevé y que los entendidos desdeñan: la de los pillow problems que urdió para poblar las noches del insomnio y para alejar, nos confiesa, los malos pensamientos. El pobre Caballero Blanco, artífice de cosas inservibles, es un autorretrato deliberado y una proyección, quizá involuntaria, de aquel otro señor provinciano, que trató de ser Don Quijote.

El genio algo perverso de William Faulkner ha enseñado a los escritores actuales a jugar con el tiempo. Básteme hacer mención de las ingeniosas piezas dramáticas de Priestley. Ya Carroll había escrito que el unicornio reveló a Alicia el modus operandis correcto para servir el budín de pasas a los invitados: primero se reparte y luego se corta. La Reina Blanca da un grito brusco porque sabe que va a pincharse un dedo, que sangrará antes del pinchazo. Asimismo recuerda con precisión los hechos de la semana que viene. El Mensajero está en la cárcel antes de ser juzgado por el delito que cometerá después de la sentencia del juez. Al tiempo reversible se agrega el tiempo detenido. En casa del Sombrero Loco siempre son las cinco de la tarde; es la hora del té y se agotan y se colman las tazas.

Antes los escritores buscaban en primer término el interés o la emoción del lector; ahora, por influjo de las historias de la literatura, ensayan experimentos que fijen la perduración, o siquiera la inclusión fugaz, de sus nombres. El primer experimento de Carroll, los dos libros de Alicia, fue tan afortunado que nadie los juzgó experimental y mucho lo juzgaron muy fácil. Del último, Sylvie and Bruno (1889-1893) sólo cabe honestamente afirmar que fue un experimento. Carroll había observado que la mayoría, o la totalidad, de los libros nace de un argumento previo cuyos diversos pormenores el escritor inserta después; resolvió invertir el procedimiento y anotar circunstancias que los días y los sueños le depararan y ordenarlas después. Diez lentos años consagró a plasmar esas formas heterogéneas que le dieron, escribe, una clara y abrumadora noción de la palabra caos. Apenas quiso intervenir en su obra con una que otra línea que sirviera de nexo necesario. Llenar un número determinado de páginas con un argumento y sus ripios le parecía una esclavitud a la que no tenía que someterse, ya que la fama y el dinero no le importaban.

A la singular teoría que he resumido, agrego otra: presuponer la existencia de hadas, su condición ocasional de seres tangibles ya en la vigilia, ya en el sueño, y el comercio recíproco del orbe cotidiano y del fantástico.

Nadie, ni siquiera el injustamente olvidado Fritz Mauthner, desconfió tanto del lenguaje. El retruécano es, por lo general, un mero alarde bobo de ingenio (“el alígero Dante”, “el culto pero no oculto Góngora” de Baltasar Gracián); en Carroll descubren la ambigüedad que acecha en las locuciones comunes. Por ejemplo, el que acecha en el verbo to see:

He thought he saw an argument

That proved he was the Pope:

He looked again and found it was

A Bar of Mottled Soap.

“A facto so dread” he faintly said,

“Extinguishes all hope!”

Ahí se juega con el doble sentido de la voz to see; descubrir un razonamiento no es lo mismo que percibir un objeto físico.

Quien escribe para los niños corre peligro de quedar contaminado de puerilidad; el autor se confunde con los oyentes. Tal es el caso de Jean de La Fontaine, de Stevenson y de Kipling. Se olvida que Stevenson escribió A Child’s Garden or Verses, pero también The Master of Ballantrae; se olvida que Kipling nos ha dejado las Just so Stories y los relatos más complejos y trágicos de nuestro siglo. En lo que a Carroll se refiere, ya dije que los libros de Alicia pueden ser leídos y releídos, según la locución hoy habitual, en muy diversos planos.

De todos los episodios, el más inolvidable es el adiós del Caballero Blanco. Acaso el Caballero está conmovido, porque no ignora que es un sueño de Alicia, como Alicia fue un sueño del Rey Rojo, y que está a punto de esfumarse. El Caballero es asimismo Lewis Carroll, que se despide de los sueños queridos que poblaron su soledad. Es lícito recordar la melancolía de Cervantes, cuando se despidió para siempre de su amigo y de nuestro amigo, Alonso Quijano, “el cual, entre compasiones y lágrimas de los que allí se hallaron, dio su espíritu, quiero que se murió”


LEWIS CARROLL: Obras completas. Prólogo de JORGE LUIS BORGES. (Buenos Aires, Corregidor, 1976)

A %d blogueros les gusta esto: